Publicidad

Cuando ve al gatito callejero que alimenta desde hace meses, se da cuenta de su error inmediatamente

Casa iluminada en la oscuridad cat-wow

¿Qué ocultaba ese misterioso minino?

© Shutterstock

¡Esto sí que no lo veía venir!

Por Sindy Bustamante

Publicado el 30/04/20 12:30

Cierto día, Michelle Staler vio un gato callejero en las cercanías de su hogar. TRatando de ayudarlo, lo persigió para tratar de atraparlo, pero el peludo logró darse a la fuga. Y al no poder atraparlo para echarle una patita, Michelle decidió poner un poquito de comida afuera de su casa, para que al menos tuviera con qué alimentarse.

Al día siguiente, toda la comida había desaparecido y creyendo que todo había funcionado como eistaba previsto, decidió poner también una cómoda canastita con un cojín esponjoso y calientito, para que el pequeño no pasara frío.

No es lo que parece...

Todas las mañanas, la comida desaparecía y en la camita había huellas de que alguien había pasado ahí la noche. Pero no había ni una huella de gatito, al que durante todo este tiempo Michelle ya había bautizado como Loki.

Una noche, Michelle decidió que ya era suficiente y decidió quedarse despierta para tratar de ver a su buen amigo gatuno. Pero ni se imaginaba que la esperaba la sorpresa de su vida...

Porque quien llegó a cenar y a dormir en la camita no fue ningún minino, sino nada más y nada menos ¡que una zarigüeya!

Aquí de te decimos cómo hacer una cama para gato... ¡o para una zarigüeya!

Amigos a pesar de todo

Por supuesto, Michelle estaba asombradísima, de que no hubiera sido un gato, sino una zarigüeya, a quien había estado dando alimento y una buena cama durante todo ese tiempo.

Pero no por eso dejó de ponerle la cena, para que siguiera visitando su hogar, aunque se fuera con los primeros rayos del sol.