Noticias :

Publicidad

Entra a la tienda por galletas: al salir ya lo están esperando

Perro con plato dog-wow

Los perros callejeros se enfrentan diariamente a la falta de alimento. 

© Shutterstock

La conexión entre un hombre y un perro hacen de una típica visita a la tienda de conveniencia más cercana, una oportunidad para ayudar a los animales que más lo necesitan. 

Por AnaKaren Jaramillo

Publicado el 17/04/20 10:30

Algunas veces, la posibilidad de ayudar a los perros más desprotegidos está más cerca de lo que pensamos. El siguiente testimonio muestra claramente una manera de apoyar a los animales que luchan por sobrevivir en las calles, desde nuestros escenarios cotidianos. 

Un paquete de galletas

A través de su perfil personal en Facebook, Víctor Valdivia demostró que hacer el bien muchas veces está al alcance de nuestras manos.

Fue en un día como cualquier otro, que este hombre se dispuso a salir de su casa para ir a la tienda de conveniencia más cercana a comprar unas galletas.

De camino a la tienda, se encontró con un simpático perrito que se acercó amistosamente a él. Por su aspecto, era evidente que aquel animal vivía en la calle, por lo que seguramente se encontraba hambriento.  Al respecto del animoso encuentro Víctor afirmó que: 

“Los animales no hablan, pero su espíritu transmitía hambre y felicidad”

Considerando que las condiciones en las que viven los animales callejeros son demasiado adversas y que la falta de alimento es uno de los principales problemas a los que se enfrentan diariamente, el hombre no se quedó tranquilo hasta poder ayudar a su nuevo amigo. 

Un paquete de croquetas

Así pues, Víctor realizó sus compras en la tienda pero esta vez agregó una bolsa de alimento para perro. El amistoso peludo había estado esperándolo afuera y muy gustoso acepto las croquetas que terminó de comer en un santiamén. 

©Facebook: Victor Valdivia

Desde luego, las acciones por muy grandes o pequeñas que sean, siempre suman cuando se trata de ayudar a los perros más necesitados. Sobre todo para aquellos que diariamente se encuentran en riesgo y que no cuentan con el cariño y la seguridad que ofrece un hogar humano. 

Si bien, estas pequeñas acciones no resuleven el grave problema del abandono animal,  en definitiva  inspiran a otras personas a replicar este tipo de actos y a tomar consciencia al respecto de la seriedad de esta situación.  

No hay duda de que el vínculo entre Víctor y este perro fue instantáneo, una prueba de amistad a primera vista.