Noticias :

Publicidad

“Hace mucho del baño”: la razón para deshacerse de su perrita

perritas abandonadas por hacer mucho del baño dog-angry

Algunas personas no saben del compromiso que involucra adoptar una mascota. Foto: Shutterstock

Llevar una mascota a tu vida conlleva responsabilidades, sacrificios y entender que a veces no son perfectas y maravillosas.

Por Jaime Hernández

Publicado el 15/04/20 18:30, Actualizado el 17/04/20 9:46

Hay gente que no entiende que las mascotas no son juguetes, no vienen “preprogramadas” para darle gusto a cada propietario. Una mascota es un ser vivo que requiere trabajo, educación, cariño y cuidados; no sólo están aquí para nuestro placer, diversión o bien, cubrir nuestras necesidades.

La noticia que te compartimos hoy, nos da algo de coraje...

Dos excusas ridículas

El albergue San Cristóbal se encarga de ayudar a que peluditos encuentren una segunda oportunidad, que lomitos rescatados lleguen con una familia que los quiera y los proteja.

¿Por qué? Porque muchos de ellos ya han sufrido bastante, por que no tuvieron los cuidados que necesitaban mientras crecían, porque muchas veces tienen traumas ocasionados por la tortura y el abandono.

Por este motivo no es de extrañar que les haya molestado cuando dos perritas fueron “discriminadas” con excusas sin sentido: hacer del baño.

La linda Yan{Foto: Facebook Albergue San Cristóbal}

La primera perrita que se enfrentó al abandonó fue Yan, una perrita mezcla de Basset hound. Yan ya había sido adoptada, ya estaba incluso con su nueva “familia”, pero fue regresada al refugio, fue abandonada una segunda ocasión.

¿Acaso la perrita destruyó algo importante de la casa? ¿Acaso uno de los hijos resultó alérgico? No, el motivo fue muy superfluo: Hacía mucho del baño, “casi como una vaca”.

Gente que no pensó que los animalitos hacen del baño y tienen necesidades, que hay que educarlos; la adoptaron creyendo que era un adorno, un juguete, algo que no da ninguna molestia.

Una perrita ya de edad que no encuentra familia{Foto: Facebook Albergue San Cristobal }

La segunda historia es mas corta, y quizá mejor que el caso de Yan; es el rechazo que le dieron a una viejita en adopción.

Una perrita que busca una familia para pasar sus últimos días estuvo a punto de lograrlo, pero al no estar entrenada para ir al baño en ciertos lugares, los adoptantes decidieron no continuar el proceso en el último momento.

Si bien a todos nos molesta esta situación, realmente creemos que es mejor que gente que no está consiente de la responsabilidad que involucra tener una mascota decida no adoptar o regresar a un peludito antes de abandonarlo o maltratarlo. Como dicen en el albergue:

"Lo único que pedimos es que sean adopciones con convicción y sepan que adoptan un ser vivo no un juguete. Ellos se lo perdieron de tener un ser maravilloso en su vida."
¿Piensas adoptar? Revisa los pros y contras aquí