Noticias :

Publicidad

Leones y tigres son tratados como gatitos en Rusia: ¿esto es legal?

Leones en Rusia como mascotas dog-cat-angry

Un instagramer con su "mascota"

© Instagram: @mihail_tiger

La legislación rusa permite que en la ciudad haya animales que, en otras partes del mundo, es impensable. Entre ellos, tigres y leones. ¿Cuánto hay de bueno y de malo en todo esto? La polémica está servida...

Por Ismael G. Cabral , 1 abr 2020

Devoción por los animales salvajes

La red Instagram está llena de cuentas de usuarios rusos que tienen todo tipo de animales exóticos y salvajes de manera domesticada. También existe en aquel país una gran devoción por los gatos esfinge, una raza bella pero controvertida por su delicada salud y el gran mercado que hay en torno a ellos.

En esta ocasión nos detenemos en la cuenta de Mihail Tiger, que así es como se hace llamar. Un instagramer con más de 600.000 seguidores vinculado también a otra usuaria de perfil muy parecido, Jenia Tigermon, con solo unos cuantos fans menos que el primero.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Михаил Зарецкий (@mihail_tiger) on

Leones en Rusia como mascotas: exhibicionismo y cosificación 

En ambos casos veremos un exhibicionismo continuo de leones y tigres tratados como si fueran perros y gatos falderos.

Los vemos en todo tipo de situaciones, paseando por el jardín, al lado del sillón, en la sala o interatuando incluso con perros. Tiene uno, de raza mastín

Si tenemos la curiosidad de traducir los textos que ilustran muchas de las fotografías veremos que casi todos hacen referencia al mimo, cuidado y cariño con el que son tratados. También se nos cuenta, a veces, que algunos de estos animales vienen de situaciones de maltrato...

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Женя Зарецкая (@jenia_tigermom) on

No son animales de sofá 

Pero lo cierto es que lo que desprenden las imágenes es contrario a cualquier espíritu animalista. Estos grandes felinos no pueden ser tratados como objetos decorativos y sus fotos son entreveradas con otras estampas de comidas, puestas de sol, paisajes exóticos y todo tipo de detalles que han referencia a vidas ostentosas.

Resulta muy triste ver cómo en algunas de las instantáneas estos felinos aparecen atados con una cuerda, rotundamente separados de sus instintos y su hábitat natural que, desde luego, no es un jardín, una sala ostentosa, ni un baño.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Михаил Зарецкий (@mihail_tiger) on

 

Lee también