Publicidad

Querían poner a dormir a gatito bebé sin considerar ninguna otra opción

gatita siamesa cat-angry

El gatito fue salvado de una muerte innecesaria e injusta.

© Shutterstock (foto illustrativa)

Hoy te contamos la triste historia - aunque tiene un final feliz-, de un gatito que estaba a punto de recibir la eutanasia por un problema físico que tenía otras posibles soluciones.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 01/03/20 19:30

Hay personas a las que solo les gustan los animales "perfectos": que no tengan ni un defecto, que no sean en nada diferentes de la mayoría...

Esto fue lo que sufrió un gatito, que estuvo a punto de ser eutanasiado sin necesidad.

La enfermedad del minino

Cuando Kida, una gatita con rasgos de raza siamesa, fue adoptada por una familia española, todos estaban muy felices y contentos.

Cuando los humanos de esta familia se dieron cuenta de que el pequeño Kida tenía un problema de esfínteres que le impedía hacer sus necesidades por sí mismo, sin ayuda de sus humanos, el supuesto amor que le tenían al gatito, se desvaneció como por arte de magia.

La terrible decisión

Es por esto que los humanos de la familia tomaron una decisión radical: llevaron al bebé Kida al veterinario, para que le aplicara la eutanasia.

Sin embargo, el veterinario no aceptó la decisión así nada más. Puesto que no le pareció que el problema de salud fuera un motivo válido para poner a dormir a un minino tan pequeño, se decidió a encontrar la solución del problema.

Gracias a una intervención quirúrgica, el veterinario logró solucionar el problema intestinal que estaba dañando tanto la salud del pequeño felino, ¡y le salvó la vida!

¡Listo para empezar una nueva vida!

El gatito comenzó a recuperarse y todo el mundo estuvo muy contento de descubrir que iba a tener una nueva oportunidad. El pequeñito está listo para encontrar una nueva familia que le dé, esta vez de verdad, todo el cariño y los cuidados que se merece.