Noticias :

Publicidad

Perro duerme en paz hasta que el gato lo ataca por una razón inesperada

gato golpe a perro por flatulencia dog-cat-happy

El perrito dormía plácidamente cuando se le escapó una flatulencia.

© Youtube / The Paws

Al inicio el gato sólo se veía molesto, pero luego decidió atacar.

Por Jaime Hernández , 21 feb 2020

Las mascotas nos sacan constantemente risas, incluso los enemigos jurados como los perros y gatos, pueden ser motivo de felicidad para los propietarios. El video que te presentamos hoy es una muestra de esto.

¿Dulces sueños?

El video que te presentamos es de un gatito y un perrito. El perro duerme plácidamente mientras el gatito está relajado a su lado.

Sin embargo, la calma se rompe por un pequeño detalle.

video gato perro flatulencia
El gato decidió atacar{Youtube/ The Paw}

En mitad de su descanso, el perrito deja escapar un gas, situación que no pasa desapercibida para el felino que inmediatamente pone una cara de molestia y (quizá) asco.

Todo parece que terminará ahí, pero el gato decide sorpresivamente que el perro merece pagar por su atrevimiento y empieza a pegarle en la cara con sus garritas en una acción que se ve hilarante.

Te invitamos a reír un poco con el video:

 

Ayuda a que tu perro y tu gato se lleven bien.

Un gran mito es que los perros y los gatos no se llevan bien, sin embargo, muchas veces es más una mala socialización que odio real. Por eso te damos algunas ideas para que tu perro y tu gato se lleven bien.

  1. Preséntalos gradualmente, nunca sin supervisión y con espacio para que tu gato pueda esconderse si es necesario (no lo agarres con los brazos)
  2. Refuerza la convivencia positiva con frases motivacionales, cariños o premios, una educación en positivo.
  3. No dividas tu casa, permíteles que se vean y se conozcan.
  4. Inicia el proceso de socialización desde el día uno, con calma y paciencia, pero con firmeza.
  5. Si notas que hay enojo por cualquiera de las dos partes, sepáralos y vuelve a comenzar.
Descubre en este artículo más sobre ese mito de que perros y gatos se tienen que odiar.