Publicidad

Saca a pasear a su Pastor Australiano, cuando ve sus heces entra en pánico

pastor-australiano dog-wow

La caquita del Pastor australiano tenía un color decididamente insólito.

© Wamiz

Ozzy es un pequeño Pastor australiano de un año y medio y es la mascota de uno de los miembros del equipo Wamiz. Un día, durante un paseo, Ozzy le regaló a su humano favorito con una sorpresa mayúscula.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 15/02/20 16:30

Mientras daba un paseo con su querido pastor australiano, Pierre notó con gran sorpresa que el perro había hecho sus necesidades y que la situación no era, para nada, normal: la popó era de color azul metálico.

Caquita... ¡azul!

Preocupado por el estado de salud de su perro, decidió llamar a su padre, que lo había cuidado todo el día y entonces comprendió la asombrosa verdad de lo que había pasado: Ozzy no estaba enfermo, sino que se había comido un gis azul, que era el responsable del color de su excremento.

cane-ozzy-con-feci-blu
¡Pierre no daba crédito a sus ojos! ©Wamiz

Un "simple" accidente, ya que el perro está muy bien cuidado y recibe una alimentación de la mejor calidad. Al día siguiente, todo había vuelto a la normalidad para Ozzy.

¿Qué hago si la popó de mi perro no está normal?

En caso de que te encuentres con que tu perro hizo una popó fuera de lo común, es importante consultar al veterinario. Las heces de colores insólitos pueden ser síntoma de una enfermedad. 

Igualmente, si están muy blandas o no las hace con la frecuencia normal, es mejor que lo cheque un profesional.

Recuerda asimismo que al mínimo cambio en el comportamiento de tu perro (fatiga u otro)m es indispensable que lo revise un veterinario.