Noticias :

Publicidad

De niña quería rescatar gatos, lo que logró al crecer es inspirador

refugio para gatos en indonesia cat-wow

Dita Agusta fundó Rumah Kucing Parung, un refugió para gatos ferales.

Foto: Instagram / @rumakucingparung

Más de 250 gatos son los que habitan hoy en el refugio fundado por esta mujer en Indonesia.

Por Jaime Hernández

Publicado el 24/01/20 21:30

Dita Agusta tiene 45 años y está casada con Mohamad Lutfi, dueño de una granja de bagres. ¿Qué la hace especial? Qué tiene en su casa cerca de 250 gatos rescatados.

Un sueño de la infancia

Desde niña, Dita quería rescatar a todo gatito que se cruzaba en su camino, y su vecindario estaba lleno de gatos ferales que corrían por todas partes. Al crecer, se caso con Mohamad y hace cuatro años se mudaron de Bekasi a Parung, en una provincia en el sur de Jakarta.

Al llegar a una casa más grande, ella no perdió la oportunidad de cumplir el sueño de su infancia y decidió fundar: Rumah Kucing Parung, un refugio para gatos necesitados.

“Es duro ver gatos abandonados en las calles”, dice Dita.

El compromiso con los que más lo necesitan.

Dita inició a rescatar gatos, pero no a los que se veían sanos y fuertes, sino que acogió a los más débiles, a los más necesitados de ayuda, a los que ayuda a salir adelante y los pone en adopción.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Prasmanan di Rumah Kucing Parung ??

Una publicación compartida por Rumah Kucing Parung (@rumahkucingparung) el

Esta labor no es económica ni sencilla, el costo diario de la manutención del refugio es de más de un millón de rupias (14,000 Dlls) para cubrir el costo de alimentos, medicinas, arena y atención de los 250 felinos.

Tienen 5 empleados que limpian la casa diariamente, cepillar a todos los gatos y ayudar en procesos veterinarios simples para evitar que se den problemas sanitarios, de salud en la piel de los felinos, etc. Por cierto, todos los gatos están esterilizados.

Dita sale todos los días a buscar felinos necesitados, a hacer contactos para encontrarles hogar… y a dejar alimento por las calles de Parung para los gatitos necesitados.