Publicidad

La infidelidad de un gato desata batalla de miles de dólares

pelean por la custodia de un gato cat-serious

Un gato ocasionó una batalla legal por su custodia.

© Shutterstock

Una psicóloga londinense y su vecina se enfrentaron por el amor de un gato.

Por Jaime Hernández

Publicado el 22/01/20 14:30, Actualizado el 03/02/20 9:38

La mujer le esperaba todas las noches, pero él se escapaba para ir a otra casa, a otra cama. Ella una psicóloga londinense, él un gato Maine coon gris con blanco que habita en Brackenburry Village.

¿La otra casa? El hogar de una vecina que alimentaba, acicalaba y mimaba a Ozzy (el gato).

Un gato, años de pelea

El engaño se descubrió en 2015, cuando se le puso un collar GPS a Ozzy. Con el uso de la tecnología, la propietaria (Jackie Hall) descubrió que el felino pasaba horas en casa de la vecina (Nicola Lesbirel).

Izq. Jackie  Hall / Der. Nicola Lesbirel. Fuente: Champions News

 

En contraparte, la vecina le colocó en varias ocasiones un collar con su teléfono acompañado la frase “Mi Casa”.

En una ocasión, la vecina incluso envió una carta diciendo que el gatito era mimado y apegado a ella, además de decidido ya que él había decidido que el jardín vecino era su territorio; sin embargo, la psicóloga no estaba dispuesta a ceder:

“No es tu gato y no te lo vamos a dar”

La guerra por el amor de Ozzy inició de esta forma y termino varios años, y más de 844 mil pesos después. Con un acuerdo vinculante que reducía las interacciones de la vecina con Ozzy al mínimo.

En México también sucede: lee la historia de Pixi, el gato con dos casas.