Publicidad

3 razones por las que mi gato se rasca las orejas

mi gato se rasca las orejas © Shutterstock

¿Por qué mi gato se rasca las orejas? La oreja del gato es un órgano muy sensible en el que a menudo se producen picores debido a su singular anatomía. Si tu gato tiene comezón excesiva en el oído, esto puede tener varias causas. Te explicamos las principales.

Por Mónica González

Publicado el

 

Mi gato se rasca las orejas, ¿por qué?

Los gatos, como cualquier mamífero, se rascan de vez en cuando las distintas partes del cuerpo y esto es completamente normal.

Sin embargo, cuando el picor parece ser excesivo, suele ser señal de que algo no anda bien en esa zona del cuerpo.

Cuando un gato se rasca mucho las orejas, conviene checar qué está pasando en ese delicado órgano. A continuación se abordan las tres causas más comunes de este síntoma.

El gato se rasca por exceso de cerumen

Algunos gatos tienen demasiado cerumen en el canal auditivo.

Por ello, los propietarios de gatos deben comprobar regularmente el interior de las orejas de sus gatos y limpiarlas si es necesario.

Para hacerlo, hay que utilizar un limpiador de oídos para gatos y frotar el exterior de la oreja con un paño suave.

Nunca uses cotonetes en las orejas de un gato: lo puedes lastimar.

Como las orejas del gato son muy sensibles, es mejor acostumbrar al gatito a que le inspeccionen las orejas desde pequeño. Esto facilita el chequeo y la limpieza de las orejas de los gatos adultos.

Es raro encontrar demasiado cerumen en los oídos de los gatos sanos: si el oído del gato produce mucha secreción, tiene que haber una causa.

Algunas posibles causas son:

  • Los ácaros del oído.
  • Alergias.
  • Inflamación.

Si tu gato presenta este síntoma, tiene que ser revisado por un veterinario.

Un profesional también puede aconsejar a los propietarios sobre la mejor manera de limpiar el oído del gato. Esto es importante porque el cerumen es un caldo de cultivo ideal para la inflamación o los parásitos en el oído.

Hay que limpiar las orejas del gato.© Shutterstock

Infestación de ácaros del oído

Los parásitos suelen ser la principal razón por la que el gato se rasca demasiado las orejas.

Estas pequeñas criaturas irritan el canal auditivo del gato, provocando un aumento del cerumen, que a su vez desencadena el picor.

Mientras que el cerumen normal es principalmente amarillento, las infestaciones por parásitos muestran manchas marrones, a veces blanquecinas, y hasta costras sanguinolentas.

Si el diagnóstico no es evidente a primera vista, el veterinario examinará la secreción del oído bajo el microscopio. Si hay ácaros en el oído, el cuadro clínico se llama "sarna del oído".

Inflamaciones que generan comezón

Las inflamaciones pueden producirse en zonas individuales o en paralelo en todas las zonas de la oreja del gato.

Los expertos distinguen entre:

  • Inflamaciones del oído externo.
  • Inflamaciones del oído medio.
  • Inflamaciones del oído interno.

Si el gato se rasca mucho las orejas, es uno de los posibles síntomas de una infección de oído que da comezón.

A veces puede presentarse incluso un mal olor que sale de los oídos y en ocasiones pueden verse costras sanguinolentas, que pueden indicar una infestación de ácaros.

Dependiendo de la parte del oído que se inflame, también pueden producirse daños en los nervios.

Los gatos pueden tener ácaros en los oídos.© Shutterstock

Como el oído no sólo es responsable de la audición, sino también del equilibrio del gato, una inflamación puede influir negativamente en este aspecto: el gato puede mantener la cabeza torcida o caminar en círculos.

El síndrome de Horner, una desalineación del ojo, también está causado por una infección de oído.

La inflamación suele ir acompañada de un exceso de cera en los oídos, una infestación de ácaros, o ambas cosas.

De hecho, los ácaros del oído son una causa común de inflamación en el oído del gato.

Otras posibles causas son los hongos en la piel o los problemas cutáneos, por ejemplo debido a alergias o infecciones que se propagan por el cuerpo del gato.

Así que, de nuevo, sólo el veterinario puede hacer el diagnóstico exacto y llegar al fondo de la causa por la que el gato se rasca tanto la oreja.

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar