Publicidad

¿Por qué el gato y el ratón son enemigos?

gato observando un raton

¿Un gato y un ratón pueden ser amigos?

© Sergey Zaykov / Shutterstock

¿Quién no se acuerda de la legendaria enemistad entre Tom y Jerry? La relación entre gatos y ratones siempre ha sido complicada, te explicamos por qué y te contamos lo que los escritores famosos han dicho sobre el tema.

Por Sindy Bustamante

Actualizado el

La relación entre el gato y el ratón ha sido adversa desde el principio de los tiempos.

Su enemistad ha insiprado canciones, fábulas, cuentos, y claro, dibujos animados como Tom y Jerry.

Pero, ¿por qué los gatos se empeñan en perseguir a los ratones? Te explicamos las razones.

¿Por qué los gatos cazan ratones?

Los gatos son depredadores por naturaleza. Aunque la mayor parte del tiempo, los gatos domésticos solo se pasean en casa y sólo ocasionalmente disfrutan persiguiendo alguna mosca o araña que entra en su reino, su naturaleza es 100% la de un felino.

No tienen nada que envidiar a sus primos los tigres y las panteras; el gato puede ser un auténtico cazador cuando quiere.

Por su pequeño tamaño, los olores que emite, y por otras mil razones que sólo la naturaleza puede explicar, se sabe que el ratón es la presa favorita de los gatos.

Domesticado por el hombre debido a su necesidad de mantener los hogares limpios de la invasión de ratones, ratas e insectos, el gato es el método más eficaz de control ecológico de plagas de roedores utilizado durante siglos.

De la caza a la acción final...

La tentación para un gato de atrapar un ratón es grande. Para los gatos domésticos que reciben comida de sus humanos cada día, la caza de ratones es puramente instintiva y no es necesaria para su supervivencia, como lo es para los gatos salvajes que viven en la calle o en el campo.

Movimientos de la cola: ¡también te indican si tu gato encontró una presa!

¿Es peligroso que mi gato se coma un ratón?

Además de la formación de parásitos en el estómago del gato asociada a la ingesta de carne cruda, puede existir el riesgo de contraer otro tipo de enfermedades que pueden transmitirse de los ratones a los gatos.

Entre ellas se encuentra una zoonosis llamada leptospirosis felina, una enfermedad normalmente contagiada por las ratas.

No hay que olvidar el riesgo de envenenamiento, cuando el ratón que come el gato ha ingerido previamente veneno.

El juego del gato y el ratón es una de las formas favoritas de caza del gato, que también utiliza con sus otras presas (como pájaros, insectos y otros pequeños mamíferos). El gato se divierte con los ratones y evoca esos instintos primordiales de cazador.

Pero, ¿por qué, cuando encuentra un ratón, juega con él durante horas antes de darle el golpe final? ¿Y cómo ha llegado este comportamiento a formar parte del lenguaje cotidiano?

Un gato y un ratón se enfrentan. © Sergey Zaykov / Shutterstock

¿Por qué se habla del juego del gato y el ratón?

La expresión "juego del gato y el ratón" se deriva del comportamiento estratégico que adopta el gato cuando quiere atrapar a su presa. El gato observa, estudia a su presa, se acerca a ella lentamente, antes de capturarla.

Después de hacerlo, es muy probable que lo suelte y lo atrape de nuevo. El juego del gato y el ratón puede durar mucho tiempo sin que el ratón muera. 

El gato es fuerte, rápido y tiene garras afiladas, y el otro solo puede correr y esconderse. Este estira y afloja es tan claro a los ojos de los humanos que se ha convertido en una expresión. En español -pero también en otros idiomas-, llamamos "jugar al gato y al ratón" a esas relaciones o comportamientos caracterizados por la recurrencia y retroceso. 

Y aunque este comportamiento del gato se exagera en las representaciones, como en el caso de Tom y Jerry, en la vida real tiene una razón de ser.

El gato utiliza esta táctica de caza para asegurarse de que el ratón está lo suficientemente débil como para matarlo sin arriesgarse a una reacción.

El juego del gato y el ratón sería, por tanto, un método más de protección que el felino utiliza antes de comerse a su presa.

La fábula del gato y el ratón

La legendaria enemistad entre estos dos animales ha dado lugar a diversas realizaciones artísticas, entre las que destaca más de una fábula.

"El gato y el ratón" de Fernández de Lizardi

El mexicano José Joaquín Fernández de Lizardi escribió por ejemplo una conocida fábula de "El gato y el ratón", donde se cuenta el ejemplo de un ratoncito a quien el gato trata de convencer de salir de su agujero.

Sin embargo, el roedor ya ha sufrido numerosas pérdidas familiares a causa del felino y se niega a escuchar sus argumentos.

Aquí puedes leer la fábula completa.

La fábula del gato y el ratón de La Fontaine

Otra fábula sobre este tema, y de las más famosas, es la de Jean de la Fontaine, escritor francés del siglo XVII, cuyo título completo es "El gato viejo y el ratón joven".

Es la quinta fábula del libro XII de la Fontaine, en su colección de fábulas y dice lo siguiente:

Un joven ratón con poca experiencia
creyó convencer a un gato implorándole clemencia,
y dándole argumentos al minino.

"Déjeme vivir; un ratón
de mi tamaño y de mis necesidades
¿es una carga para este hogar?
¿Usted cree que voy a hacer pasar hambre
al dueño, a la dueña y a toda su familia?
De un grano de trigo me alimento,
una nuez me deja bien gordito.
Ahorita estoy flaco, espere un poquito.
Déjeles este bocado a sus hijos".
Así le habló al gato el ratón atrapado.

El otro le dijo: "Te equivocas.
¿A mí me vienes con este discurso?
Te serviría más hablarle a un sordo.
¿Gato y viejo, perdonar? Eso no sucede jamás.
De acuerdo con las leyes, vas al más allá,
muere y ve con tus discursos
a arengar a las hermanas Hilanderas.
Mis hijos encontrarán otras comidas".

Así lo hizo y de mi fábula
he aquí la moraleja que se puede sacar.
La juventud se ilusiona y cree poder obtener todo.
La vejez es implacable.

Aquí puedes ver el texto original en francés.

"El ratón y el gato" de Tomás de Iriarte

Otra famosa fábula sobre este tema es la del español Tomás de Iriarte, que cuenta cómo el ratón admira la lealtad en el perro pero en el gato no la encuentra tan admirable, por ser este animal su enemigo.

Aquí puedes leer la fábula del ratón y el gato.

Artículo revisado por:

Francesco Reina
Asistente veterinario para Wamiz Italia

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar