Publicidad

Por qué mi gato trae ratones vivos a la casa y cómo lograr que deje de hacerlo

gato juega con raton vivo

Un gato jugando con un ratoncito vivo.

© Sergey Zaykov / Shutterstock

El veterinario nos explica por qué los gatos traen ratones vivos a la casa y cómo hacer que dejen esta desagradable costumbre.

Por Stéphane Tardif

Actualizado el

El gato es un animal independiente, que puede llegar a ser muy autónomo en su modo de vida. 

Los gatos conservan en muchos casos, mucho de sus comportamientos naturales, especialmente en lo que toca a la alimentación.

Así, muchos gatos aprenden rápidamente a arreglárselas por su cuenta cuando salen. Este comportamiento de cazadores forma parte de su naturaleza y es normal. 

Para comprender por qué tu gato llega a casa con ratones vivos y sobre todo, para hacer que ya no los traiga, tenemos que empezar por comprender de dónde viene esta conducta.

¿Por qué mi gato trae ratones vivos?

Aunque sean cazadores, los gatos son animales pequeños en comparación con otros depredadores. Es por eso que son animales discretos, nada temerarios y que tienden a esconderse para evitar los peligros.

Esto se refleja también en su comportamiento al cazar: cuando un gato atrapa una presa, normalmente se la lleva para comerla en un lugar seguro.

De modo que no, el gato no trae sus presas a la casa para el resto de la familia, sino que son para él y que las trae a su casa, porque es su espacio más seguro.

gato juega con raton
Un gato cazando a un ratón. © Valeriya_Chistyakova / Shutterstock

¿Cómo hacer que mi gato deje de traer ratones?

Muchas personas quieren que su gato pare de traerles ratones vivos a la casa. Más allá del aspecto asqueroso de encontrarte con un ratón moribundo en la alfombra de la sala, se trata también de una cuestión de ecología.

En efecto, en las regiones donde abundan los gatos domésticos, su impacto sobre la fauna salvaje local puede llegar a ser importante.

Sin que culpemos por estos problemas a los gatos, sí podemos tratar de encontrar soluciones para que el gato viva plenamente su vida de cazador sin poner en peligro a las pequeñas especies y evitándonos malos ratos.

  • Divide la ración diaria: separa la comida del día en diez porciones pequeñas y escóndelas por toda la casa. Eso permite que el gato pase el tiempo buscando su comida, como lo haría en la vida natural y que pase menos tiempo cazando ratas, pájaros o ratones que podría traer luego a la casa.
  • Usa un plato interactivo: hay todo tipo de contenedores interactivos para la comida de los gatos, que hacen que tu michi tenga que esforzarse para obtener sus croquetas. Este tipo de accesorios aumentan el interés del gato por los juegos y hacen que la comida se vuelva una recompensa, como lo sería en una sesión de caza en el exterior.
  • Entre más joven, mejor: un gato que ya tiene ciertos hábitos de caza no los va a dejar de un día para otro, pero si desde joven le inculcas el hábito de buscar su comida, tendrá menos tendencia a ocuparse de perseguir ratones y traértelos.
gato plato interactivo
Un gato juega para obtener su comida. © Veera / Shutterstock

¿Por qué el gato juega con sus presas vivas?

Precisamente, el hambre es un factor que influencia el comportamiento de caza del gato. El hambre determina su motivación para ir hasta el final de la sesión, darle muerte a su presa y comer.

Pero nuestros gatos suelen estar bien alimentados y en muchos casos, tienen comida a disposición durante todo el día.

Este tipo de alimentación, que libera al gato de la obligación de andar cazando todo el día para nutrirse, lo vuelve también algo ocioso. Y su comportamiento de caza, fundamental para sobrevivir en la naturaleza, se vuelve entonces un simple entretenimiento.

Es por esto que se contenta con jugar con sus presas, sin darles muerte. Este comportamiento, que a los los humanos nos resulta tan cruel, es un momento de distracción y diversión para el gato. A menudo abandonan a la presa herida de muerte, cuando ya no puede moverse y por lo tanto, ya no es divertida.

 

Por lo general, cuando el gato trae un ratón a casa, no tiene mucho que lo ha atrapado y el animalito no está necesariamente herido de gravedad. 

Es el momento de quitárselo al gato y darle al ratón la oportunidad de sobrevivir. Recuerda que para evitar la frustración, hay que darle una recompensa alimenticia al gato, que estará todo emocionado y desbordante de alegría por su éxito en la caza.

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar