Publicidad

Mi gato estornuda, ¿debo preocuparme? Causas y remedios

gato estornuda

¿Tu gato estornuda mucho?

© Axel Bueckert / Shutterstock

Igual que las personas, un gato estornuda cuando algo le hace cosquillas en la nariz o le pica.

En este artículo te explicamos por qué estornuda tu gato, cuándo es que los estornudos son síntoma de un problema grave y qué remedios puedes darle a tu gato.

La redacción

Publicado el 22/06/21 14:26

Como sucede con cualquier síntoma en nuestros compañeros peluditos, es importante estar atento a la frecuencia con que se presentan.

Un gato puede estornudar por razones sin importancia, como un olor que pica, algo que le hace cosquillas en la nariz.

Por qué mi gato estornuda

Sin embargo, cuando un gato estornuda con frecuencia y el síntoma se presenta continuamente durante varios días, es momento de preguntarnos qué está causando tantos estornudos en el minino.

En estos casos, el estornudo puede ser señal de enfermedades de mayor o menor gravedad.

A continuación las exploramos contigo:

Un inofensivo cosquilleo en la nariz

Esta es la causa más inocua y la más deseable. Como nos ocurre a nosotros, tu gato puede estornudar, simple y sencillamente, porque algo le da comezón en la nariz.

En este caso, el estornudo sirve para deshacerse de esa molestia.

Olores y productos químicos que irritan su nariz

En algunos casos, algún olor fuerte puede resultar irritante para el gato. Un perfume o un aceite esencial pueden causarle este tipo de molestias.

También los limpiadores de suelos, el humo de cigarro y otros químicos pueden resultar agresivos para la naricita de tu minino.

En estos casos, una vez que se elimina la causa, el gato dejará de sentir el malestar y volverá a respirar con normalidad.

Tu gato tiene algo en la nariz

Cuando un gato puede salir al jardín, es normal que encuentre hierbitas o pequeñas ramas que se le meten en la nariz. Cuando el polen, el polvo o hasta un pequeño insecto se meten en la nariz (de la gente o de los gatos), el estornudo es la solución más eficaz para expulsarlos.

Sin embargo, hay que poner atención, ya que si el gato no puede deshacerse del cuerpo extraño, este puede acabar causando una infección nasal.

Infecciones de las vías respiratorias

En ciertos casos, un estornudo es señal de una infección, igual que cuando los humanos nos resfriamos.

Por lo general, los estornudos son señal de una infección viral, pero en ciertos casos también pueden alertar sobre una infección causada por hongos.

Si se trata de una infección, es normal que aparezcan también otros síntomas como fiebre, tos, lágrimas y secreciones oculares (lagañas). 

Hay muchas causas por las que un gato estornuda. Maria Sivtseva / Shutterstock

Las infecciones respiratorias más frecuentes son:

  • El virus del herpes.
  • El calicivirus.
  • Infecciones por clamidia.
  • Infecciones bacterianas como Mycoplasma.
  • Infecciones por hongos.

Virus de la inmunodeficiencia felina (VIF)

Este virus, también conocido como sida felino, disminuye las defensas del gato, atacando su sistema inmunológico.

Como consecuencia, el gato está más expuesto a infecciones y tendrá síntomas como estornudos, tos, diarrea, vómito o fiebre.

Infecciones en la cavidad bucal

 Las enfermedades en la boca del gato también pueden provocar el síntoma de los estornudos.

Esto, porque cuando hay una infección en la cavidad bucal, habrá bacterias entre esta y el seno nasal, provocando inflamación e infección.

Alergias

Aunque los gatos no son tan alérgicos como los humanos, no podemos descartar que los alérgenos más comunes les causen problemas.

El polvo, el polen y algunos ingredientes de la comida pueden causar reacciones alérgicas en tu minino.

Efectos secundarios de la vacunación

Cuando a un gato le ponen una vacuna contra enfermedades respiratorias, puede ser que presente efectos secundarios, como estornudos frecuentes.

A los pocos días, estos síntomas desaparecen sin necesidad de tratamiento.

Situaciones de estrés

Ante situaciones que estresen a tu gato, puede ser que este reaccione con estornudos, que se van a detener cuando se sienta más relajado.

Viajar en coche, en barco o en avión, por ejemplo, son situaciones que ponen a muchos gatos bajo estrés y pueden provocar este tipo de síntomas.

Cáncer en la nariz o las vías respiratorias

Aunque no es muy común, los estornudos del gato también pueden llegar a estar asociados con el cáncer de nariz o del tracto respiratorio.

Este tipo de cáncer no deja muchas esperanzas, aun con tratamiento, pero en todo caso es importante detectarlo y empezar a tratarlo a tiempo con cirugía y quimioterapia.

Un gato puede tener una reacción alérgica. © Nailia Schwarz / Shutterstock

Remedios para los estornudos en los gatos

Cuando ya has detectado la causa de los estornudos de tu gato, puedes proceder a buscar el remedio más apropiado, en aquellos casos en que el estornudo no vaya a desaparecer por sí solo.

Si tu gato está estornudando por una infección, es necesario que el veterinario le recete un antibiótico. Lo mismo en el caso de una infección causada por hongos; en ese caso es necesario un medicamento antifúngico recetado por un profesional.

Si lo que está causando los estornudos es una alergia alimentaria, es necesario modificar la dieta para no seguir dándole el alérgeno. En caso de que la causa de la alergia sea algún elemento como el polen o el polvo, podría ser necesario darle un antihistamínico.

Si tu gato tiene gripa, puedes darle varios remedios que encuentras aquí.

Si tu gato dio positivo al FIV, el veterinario tiene que recetarle medicamentos específicos, que le permitan aumentar su tiempo y calidad de vida, aun siendo portador del virus.

 Mi gato estornuda mucho, ¿debo preocuparme?

Ahora que conocemos las causas y los remedios para los estornudos gatunos, te comentamos en qué casos deberías preocuparte por los estornudos de tu michi.

Si los estornudos son fuertes, prolongados y se acompañan de los siguientes síntomas, es importante que veas a un veterinario.

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Letargo y falta de energía.
  • Úlceras en la boca.
  • Ojos rojos y llorosos.
  • Secreciones nasales (mocos o sangre).
  • Dificultad para masticar.
  • Falta de apetito.
  • Respiración ruidosa.
  • Dificultad para respirar.
  • Deshidratación.
  • Hinchazón alrededor de la nariz.
  • Baja de peso.
  • Caída excesiva del pelo.

La mayoría de las veces, el estornudo en los gatos tiene la misma función que para los seres humanos: eliminar algo que molesta en la nariz, reaccionar a sustancias irritantes o manifestar estrés.

Pero si hay otros síntomas asociados, lo más prudente es acudir al veterinario para descartar problemas graves que pongan en riesgo la vida de tu minino.

¿Tu gato estornuda sin parar? ¡Pídele consejo a la veterinaria en el foro!