Publicidad

Gato agresivo con otros gatos: cómo solucionar este problema

gato agresivo con otro gato

Un gato se puede poner agresivo de repente.

© RJ22 / Shutterstock

La agresividad entre gatos que viven en el mismo hogar es un problema muy común: lo más habitual es que un gato que solía ser tranquilo se vuelva un gato agresivo con llegada de un nuevo minino a la familia, pero esta no es la única causa. Te explicamos por qué sucede y qué puedes hacer.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 26/05/21 14:28

Si tienes más de un gato en la familia quizá hayas tenido el problema de que alguno de tus mininos, que antes era tranquilo o por lo menos sociable, se ponga agresivo con los demás.

¿Por qué sucede esto y cómo podemos actuar para mejorar la convivencia gatuna en el hogar?

Gato agresivo de repente: posibles causas

Los gatos son animales territoriales: tienen una conciencia profunda del espacio y de las distancias. Todos los gatos tienen un “espacio personal”, accesible solo a aquellos individuos (gatos, humanos, perros…) a los que les tiene confianza

Luego está el espacio social, en el que los gatos que son amigos viven en buena convivencia, pero esto no significa que puedan compartir también su espacio personal.

Los gatos defienden activamente su territorio contra los invasores y aunque a veces pueden compartir territorio, los gatos no siempre se llevan bien entre ellos.
Algunas de las causas principales por las que un gato se puede poner agresivo con otros gatos cuando antes no lo era, son:

  • Llegada de un nuevo gato al hogar
  • Cambios en alguno de los gatos del hogar
  • Falta de recursos suficientes para todos (comida, agua, arena, atención)
  • La llegada de un nuevo gato al hogar puede hacer que alguno de los dos (ya sea el que estaba ahí desde antes o el recién llegado) se vuelva un gato agresivo, con el objetivo de expulsar a su rival del territorio.

También algún cambio en uno de los gatos puede hacer que los otros felinos de la familia no lo reconozcan y lo agredan. Por ejemplo, si uno de tus mininos vuelve de la veterinaria, podría ser que alguno de tus otros mininos actúe como un gato agresivo, ya sea porque el otro está enfermo o porque tiene un olor que no reconoce.

Es totalmente posible tener más de un gato en casa y que todos vivan en paz, pero es necesario encontrar el equilibrio y asegurarse de que cada uno de los gatos tiene todo lo que necesita.

Los gatos machos tienen mayor tendencia a convertirse en gatos agresivos y en esos casos, la esterilización es una excelente opción para mejorar su relación con la comunidad.

Un gato se puede poner agresivo por muchas razones. © Oleksandr Kavun / Shutterstock

Agresividad redirigida

Cuando un gato estresado está en su casa y no puede salir, pero percibe la presencia de otros gatos en la calle, puede presentar un comportamiento llamado agresividad redirigida”.

El fenómeno es muy común: el menor indicio de presencia de los gatos callejeros puede desencadenar un episodio violento. El gato de casa arquea el lomo, sisea, se pone furioso y acaba descargando todo su enojo en el primero que se encuentra en el hogar, ya sea animal o humano.

El fundamento del problema es una agresividad que cabe dentro de lo normal, pero que el gato no puede expresar adecuadamente. Es el equivalente a un humano enojado que no puede desahogarse y se pone a golpear objetos.

El problema se caracteriza ante todo por su aparición repentina y llama la atención porque la agresividad se presenta entre gatos que son cercanos y que por lo general se aceptan mutuamente.

Gatos que se llevan bien, de repente se ponen agresivos y se pelean. En la mayoría de los casos, si los separas de inmediato, puede que el problema se olvide pronto.

¿Por qué mi gato es agresivo? Causas sexuales

Algunos casos de agresividad entre gatos, en casas donde hay dos o tres mininos, pueden tener razones sexuales.

Un gato macho no esterilizado tiende a portarse como semental y se muestra agresivo contra cualquier otro gato al que perciba como un rival, ya sea macho o hembra. Por lo general, el gato agresivo sujeta al rival por el cuello, trata de montarlo y le pega.

Este tipo de comportamiento, así como el marcaje con orina, a veces persiste incluso entre los gatos esterilizados. En el caso de los machos, cuando se les esteriliza después de la pubertad, sus impulsos sexuales se aminoran, pero pueden no desaparecer del todo, porque los testículos no son la única fuente de testosterona (aunque sí la principal).

¿Tu gato se llevaba bien con los otros michis y ahora los agrede? © Malyshev / Shutterstock

Gato agresivo: soluciones para una buena convivencia

Hay varios puntos que debes tomar en cuenta para asegurarte de que ninguno de tus gatos se pone violento con los demás. Aquí te enumeramos los principales:

  • Buena repartición del tiempo en que pueden acceder a sus lugares favoritos (que no tengan que pelear por la ventana, el árbol de gatos, la camita, etc). Aquí se trata de lograr un verdadero acuerdo entre felinos, similar al que habría entre una comunidad gatuna en la vida salvaje.
  • Asegúrate de que hay alimento suficiente para todos y que no tienen que pelear por él.
  • La presencia de gatos sexualmente activos genera problemas: esteriliza a tus mininos para evitar conflictos.

Sin embargo, tomando en cuenta la naturaleza de las sociedades gatunas, el estrés aumenta conforme aumenta el número de gatos. Con más de doce gatos en casa, los conflictos están garantizados.

Por lo general, un grupo de gatos se organiza en torno a un jefe o gato dominante, un grupo de gatos sociables y un excluido, que por lo general será la víctima cuando haya que sacar la tensión por medio de agresividad.

En un hábitat natural, este minino acabaría por alejarse del grupo y a veces no hay más remedio que separarlo también de sus compañeros felinos en casa.

Acostumbra a tus gatos a comer juntos

Una buena manera de que los gatos agresivos se acostumbren a comer juntos es ponerlos a cada uno en una caja transportadora a la hora de comer, con su alimento dentro.

Pon a los gatos juntos en un cuarto, cada uno encerrado en su transportadora, y acércalos un poco cada día.

Así, cada gato aprende que puede comer tranquilo, pero que tiene que soportar la presencia de sus congéneres. Cuando puedan comer tranquilos, cada uno en su cajita y sin sisear, puedes dejarlos comer fuera.

Usa una barrera transparente

Otro método similar consiste en alimentar a los gatos en cuartos distintos, separados por una puerta. Luego, en vez de cerrar la puerta pon una barrera de plástico transparente.

También puedes atraer a los gatos para que jueguen cada vez más cerca de la barrera. Si a los dos les dan ganas de jugar, tendrán menos ánimos de pelea.

Esta estrategia suele funcionar bien en los casos de agresividad redirigida.

Tranquilizar a tu gato agresivo con medicamentos

Por último, existen medicamentos para tranquilizar a un gato agresivo y también, para quitarle el miedo a los gatos “víctimas” de tal agresividad.

Pregúntale a tu veterinario si tu gato podría beneficiarse de un tratamiento de este tipo, pues no es apto para todos los casos. Hay algunos mininos que se ponen más agresivos cuando toman ansiolíticos, por ejemplo.

Los progestágenos (hormonas reproductivas femeninas) pueden usarse también para modificar los comportamientos agresivos, pero una vez más, solo el veterinario puede recomendar un tratamiento así para el caso particular de tu gato.

Cómo quitarle lo agresivo a un gato

La agresividad entre gatos es, lamentablemente, muy común y cuando el problema llega a tu hogar hay que saber abordarlo con tranquilidad y paciencia para recuperar el equilibrio felino perdido.

Puede ser buena idea usar algún espray de feromonas para ayudarles a calmarse y reducir el estrés. La marca Feliway tiene una gran oferta de productos de este tipo, pero no es la única.

Consulta con tu veterinario las posibles opciones para mantener la paz en el seno de la familia.

¿Tienes problemas de agresividad entre tus gatos? ¡Cuéntanos tu situación en el foro!