Publicidad

Cómo enseñar a mi gatito a usar el arenero

gatito blanco y negro en el arenero

Un gatito aprendiendo a usar el arenero

© Africa Studio / Shutterstock

Ya tienes juguetes, comida de buena calidad y tienes la casa lista para recibir al nuevo, pequeño y peludo miembro de la familia. Pero, ¿cómo enseñar a un gatito a usar el arenero? Aquí te explicamos el proceso.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 16/02/21 14:32

"Cómo enseñar a mi gatito a usar el arenero" es quizá una de las preguntas más comunes entre los humanos que acaban de adoptar gatitos. Afortunadamente, con solo unos pequeños trucos, entrenar a un gatito para hacer en la arena es en realidad bastante sencillo.

Vale la pena que te tomes tu tiempo para elegir bien el arenero, el lugar donde los vas a ubicar y para mostrarle a tu pequeño dónde tiene que ir al baño, para evitar sorpresas apestosas detrás del sillón... ¡no, gracias!

Cómo enseñar a mi gatito a usar el arenero

Cuando vamo a entrenar a un gatito para que aprenda a usar el arenero, es importante prepararlo antes de que llegue el minino. 

Llena la caja con la arena que elijas y pon un poco de periódico abajo (entre el arenero y el suelo), porque tal vez el gatito tenga problemas para hacer dentro de la caja al principio.

Si tu gatito ya usa un arenero en el refugio o en su antiguo hogar, pregunta qué tipo de arena usa y trata de conseguir una similar, por lo menos al principio.

En cuanto ti gatito llegue a casa, es momento de presentarle su nuevo arenero:

  1. Llévalo a la caja de arena.
  2. Ponlo en ella con suavidad.
  3. Haz un hoyito con tu dedo, mostrándole. Si está tranquilo, puedes hacer también con una de sus patitas.
  4. Lo más probable es que en ese momento no haga, déjalo jugar con la arena si quiere.
  5. Cuando se salga del arenero, dale un premio y déjalo explorar los alrededores.

En la mayoría de los casos, con eso debería bastar, pero si tu gatito aún así no usa adecuadamente el arenero, necesitarás un poco de entrenamiento extra.

Una media hora después de que haya comido, ponlo en el arenero. Ponlo también antes de irte a dormir y al despertar por la mañana. Muy pronto, tu gatito va a entender la lógica del asunto.

Cuando tu gatito vaya al arenero, déjalo hacer sus necesidades tranquilo.

Es buena idea tener algo con que premiarlo cuando haya usado correctamente el arenero. ¡Recuerda que el refuerzo positivo no es solo para perros!

Pon suavemente a tu gatito en el arenero. © FamVeld / Shutterstock

Cómo enseñar a un gato a usar el arenero: tips y trucos

Asegúrate de que el arenero es de tamaño adecuado

"El tamaño del arenero es importante tanto para una gatito como para un gato adulto. El arenero debe ser lo suficientemente grande como para que el gatito se sienta cómodo. Una buena regla es usar un arenero tres veces más largo que el gatito de la nariz a la cola", recomienda Linda White, autora de First Steps with Puppies and Kittens.

Los gatitos pequeños y los gatos ancianos necesitan que las paredes del arenero sean bajas para poder entrar y salir cómodamente.

Muchos areneros resultan muy pequeños para los gatos. A veces, el tamaño puede hacer la diferencia, porque el gatito no se sentirá encerrado mientras usa el arenero.

Si tienes muchos gatos, ten más de un arenero

Uno de los mayores errores al enseñar a tu gatito a usar el arenero es tener un solo arenero para más de un minino. Si tienes varios gatos en casa, debes tener un arenero por cada uno e, idealmente, uno extra.

En una casa con varios gatos, un gato puede evitar que los otros vayan a un determinado arenero, ¡lo que no resulta nada divertido para los gatitos menos dominantes!

Asegúrate de que los areneros están ubicados lejos unos de otros, idealmente en espacios distintos.

Pon un arenero en cada piso

¿Qué pasa si a tu pequeño gatito le urge hacer pis? Si tu casa tiene más de un piso, es muy importante que tenga un arenero en cada piso, para que las escaleras no se vuelvan un obstáculo cuando es pequeño.

Dos gatitos observan con curiosidad el arenero. © galsand / Shutterstock

Elije el lugar apropiado

Coloca el arenero en un lugar donde no pase mucha gente. Idealmente, en un lugar no muy ruidoso y donde tu gatito pueda disfrutar de algo de privacidad.

¿Por qué? Bueno, pues porque poner el arenero en la sala, donde toda la familia se junta el domingo en la tarde, no es lo más relajante para un gatito que está tratando de hacer del baño.

En los casos más graves, esto podría estresar al gato a tal punto que prefiera no ir al arenero y dejarte sorpresitas en lugares más escondidos de la casa.

Otra cosa importante es que a los gatos no les gusta dormir o comer cerca de donde hacen popó (que también es perfetcamente lógico), así que recuerda poner el arenero suficientemente alejado de su tazón, de su agua y de su camita.

Mantén limpio el arenero

Quizá sabías que los gatos son animales muy limpios. Si encuentran que su caja de arena está sucia, pueden negarse por completo a usarla.

Tienes que sacar la popó al menon una vez al día, mejor si la recoges en cuanto la hace. Hay que lavar el arenero una vez por semana, cambiando la arena completamente.

Cuando laves el arenero, es importante que lo enjuagues bien. Los gatos tienen un sentido del olfato muy agudo y el olor a jabón o desinfectante puede resultarles muy molesto.


Mantén el arenero en el mismo lugar

"Si mueves con frecuencia el arenero a otro lugar, puede que tu gato simplemente deje de usarlo y elija cualquier otro lugar donde se sienta cómodo. Si necesitas mover el arenero, hazlo gradualmente", explica Walter A. Aiken en el libro Cat Training: A Complete Step By Step Guide to Make Your Cat Master It All.

"Mueve el arenero un poco y ve cómo reacciona tu gato. Si sigue usándolo, sigue moviéndolo, hasta ponerlo en su nuevo lugar".

"Además, cuando muevas el arenero a un nuevo lugar, premia a tu gato con un cariñito o una golosina cada que use el arenero en su nueva ubicación".

Y ¡aquí tienes! El secreto para enseñarle a tu gatito a usar el arenero. Seguramente no te encontrarás con sorpresas apestosas.