Publicidad

¿A qué edad entran en celo los gatos y cuándo se pueden embarazar?

gata en celo

Una gatita en celo se restriega contra los muebles.

© Shutterstock

Si tienes una gata sin esterilizar necesitas saber en qué momento entrará en celo y cuándo es más probable que se embarace.

Por José Manuel Cano

Actualizado el 08/02/21 8:11

Si has adoptado recientemente una gata que todavía es pequeña y no está esterilizada, quizá te haya surgido la duda sobre a qué edad entran en celo los gatos.

Y es que aunque recibir gatitos es una experiencia mágica, la verdad es que con la situación de abandono que hay en nuestro país, lo mejor es evitar el nacimiento de camadas y promover la adopción como la mejor opción.

Para lograr esto, es importante conocer cómo funciona la reproducción de las gatas, cuándo es más probable que se embaracen y a qué edad entran en celo los gatos.

¿A qué edad entran en celo los gatos?

Si tu gatita aún es un cachorro, quizá tengas la duda de en cuánto tiempo podría entrar en celo o quedar embarazada.

El primer celo de una gata suele producir en torno a los 4-6 meses de edad, momento en que el animal ya tiene sus órganos sexuales perfectamente desarrollados.

Este acontecimiento está directamente relacionado con el peso del gato, ya que necesita alcanzar aproximadamente los 2,5 kilos para poder alcanzar la madurez sexual.

También la luz puede ser un factor determinante, ya que las gatas expuestas frecuentemente a la luz solar solo presentan el celo al final del invierno, cuando los días comienzan a ser más largos.

Las gatas tienden a embarazarse cuando hace calor y solecito. © Shutterstock

Primer celo de los gatos: ¿la raza del gato influye?

Si bien la raza no parece influir directamente en el momento de aparición del primer celo de tu gata, lo cierto es que el pelo sí que parece un factor determinante.

Los ejemplares de pelo corto tienden a tener el primer celo a una edad más temprana que los de pelo más largo.

Por ejemplo, razas como los persas o los Maine Coon experimentan su primer celo en torno a los diez meses de edad, mientras que otros gatos de pelaje más corto pueden presentar el celo a la temprana edad de cuatro meses.

¿En qué época del año es más probable que se embarace una gata?

Los ciclos reproductivos de las gatas están directamente relacionados con el aumento de las horas de luz y también de la temperatura, por tanto, las muestras del celo en los animales son constantes a partir de la primavera.

Se podría decir que mayo es el mes de las gatas, ya que es cuando se dan las temperaturas más altas en la mayor parte del país.

Si notas que tu gata está más cariñosa de lo habitual y que se restriega constantemente, es que está en celo. Hay que tener especial cuidado en este momento para que no se escape  buscar gatos, ¡o para que estos no llegen a asediarla en tu casa!

¿Cuánto dura el celo de una gata?

El ciclo de calor es el nombre con el que se conoce al periodo de mayor exposición del celo de nuestra gata.

Las gatitas pueden entrar en celo desde antes de ser adultas. © Shutterstock

El celo de una gata suele durar de siete a diez días y las muestras serán constantes, sobre todo en lo que a maullidos se refiere.

Si durante ese periodo no se aparea con un gato y no se queda preñada, es muy probable que el ciclo se repita pasadas unas tres semanas. 

¿Cuánto dura el embarazo de una gata?

Si tu gata finalmente se ha quedado embarazada, su gestación suele durar de 60 a 63 días.

¿Qué señales vas a notar?

  • En torno a las tres semanas, sus pezones aumentarán de tamaño considerablemente.
  • Aumentará su apetito.
  • Es probable que esté más cariñosa de lo habitual.
  • Las horas de sueño aumentarán.
  • Se volverá bastante más tranquila.
  • Evidentemente, los ciclos de calor cesarán y no mostrará interés alguno en los machos.

Esterilizar: la mejor opción

La esterilización es una intervención muy sencilla que mejorará notablemente la calidad de vida de tu animal, ya que tanto el celo como los embarazos y la crianza son periodos de elevado estrés para la gata.

De esta manera se evita el riesgo de embarazos no deseados, lo que puede suponer un gran trastorno para los humanos responsables de la minina, también.

Además, desaparece el celo del animal, con todos los inconvenientes que ello conlleva. También se minimiza el riesgo de que tu minina sufra enfermedades relacionadas con los ovarios o el útero.