Publicidad

¿Por qué tu gato te pega el trasero a la cara?

gato mostrando trasero

Es habitual en ellos pero ¿sabes por qué los gatos te muestran el trasero?

© Shutterstock

¿Cuántas veces has visto a tu gato levantar la cola y mostrar sus pompis al mundo? Hoy te explicamos por qué los gatos muestran el trasero y lo pegan a tu cara.

La redacción

Actualizado el 08/02/21 8:11

Los gatos tienen formas de comportarse singulares que a veces nos sacan una sonrisa, como mordisquearnos inmediatamente después de haber estado lamiéndonos, por ejemplo.

En esta información pretendemos responderte a otra excentricidad, el por qué los gatos muestran su trasero al mundo con tanta frecuencia y son capaces de pegárselo a su dueño en la cara sin razón aparente.

Todos los humanos de gatos han experimentado alguna vez esta divertida y un poco embarazosa situación. Estás cómodamente tumbado en tu cama o recostado en el sofá cuando tu gato salta sobre tu regazo, te da la espalda y levanta el rabo para que le veas el trasero.

No te está dando la espalda, te está agradeciendo el cariño mostrándote el trasero. © Shutterstock

¿Por qué te enseña el trasero tu gato?

Amy Shojai, autora de varios libros sobre el comportamiento de los animales y experta en gatos, nos cuenta que esta costumbre debemos interpretarla de forma positiva

Los gatos huelen a los de su propia especie (y no solo) para reconocerlos y reconocerse entre sí. Inicialmente se huele en la dirección de la cara y el cuello para capturar las feromonas que emanan de estas zonas. Pero estas se encuentran de una forma más concentrada en el trasero.

Por eso es habitual que el gato busque algo así como la firma olfativa de cada individuo. Al igual que hacen los perros cuando se reconocen oliéndose el trasero; también los gatos obtienen así mucha información adicional sobre quién está frente a él. 

La importancia de las feromonas para los gatos

El intercambio de olores es fundamental para la comunicación del gato. Ellos se comunican mediante un intercambio de feromonas, sustancias químicas emitidas con el principal objeto del entendimiento entre ellos. 

Estas sustancias son completamente inodoras para los humanos. En los gatos son producidas por las glándulas sudoríparas ubicadas entre las almohadillas de las patas y por las glándulas sebáceas alrededor de los labios, mentón, párpados, base de la cola y alrededor de los genitales. 

¿Cómo es la recepción de las feromonas en gatos?

El gato recibe los mensajes olfativos a través, lógicamente, del sentido del olfato y, de manera más precisa, mediante el órgano de Jacobson ubicado en el arco del paladar óseo. 

También seguramente alguna vez hayas visto a tu gato con los labios curvados y la boca bien abierta. De esta forma está captando olores a través de la llamada mueca de Flehmen

El mundo de los gatos está lleno de feromonas sin las cuales no sabrían cómo reconocerse y orientarse. 
Los gatos, al igual que los perros, obtienen mucha información a través de las feromonas. © Shutterstock

¿Por qué tu gato te pega el trasero en la cara?

O lo que es lo mismo: por qué mi gato me enseña el ano constamente...

De acuerdo pero, entonces, ¿qué necesidad tienen de mostrar el trasero a los humanos sabiendo como saben que no somos felinos?

Según Amy Shojai, cuando un gato te lo enseña te está queriendo transmitir el mensaje de que es tu amigo  y tiene gran confianza en ti. En resumen, debes tomarlo como un cumplido. 

Un gato mostrando sus posaderas reproduce de este modo el comportamiento que tenía de cachorro con su madre. Recuerda que la madre gata lame a los gatitos para ayudarlos a defecar estimulando las zonas adecuadas.

Tu gato, que vive a tu lado y aprecia tu cariño, cree que eres su mamá. ❤️❤️

Así que, si te muestra el trasero, es por una buena razón. A sus ojos te pareces un poco a su madre porque lo alimentas, lo cuidas, lo mimas, le dedicas tiempo y... su forma de mostrarte gratitud es ¡enseñándote el asterisco!
Gato dejando al descubierto el trasero. © Shutterstock

¿Cómo le hago para que el gato no me enseñe el trasero?

Sin embargo, si pese a que ya sabes la razón por la que lo hace, prefieres que deje de tener ese comportamiento instintivo simplemente deberás ignorarlo cuando lo haga y recompensarlo con algunos cariñitos o golosinas cuando se acerque a ti olisqueándote.