Publicidad

¿Qué hace que una comida le guste a los gatos?

gato le gusta su comida

Los gatos pueden ser melindrosos con la comida: ¿cómo encontrar la que les gusta?

© Shutterstock

Las empresas invierten mucho tiempo y dinero en hacer comida que le guste a los gatos… y de todas maneras, muchas veces estos no la quieren ni probar. Te explicamos de qué depende.

Por Dr Hester Mulhall MA, VetMB, MRCVS

Actualizado el 08/02/21 8:11

Si a tu gato no le gusta un tipo de comida en especial o algún sabor, puede deberse a su olor, su textura o incluso a que lo asocie con algo negativo.

Pero con tantas opciones de alimento para gato que existen en el mercado, seguramente hay alguna comida que le guste hasta al felino más melindroso y casi todas las opciones están hechas con los nutrientes específicos que tu gato necesita en cada etapa de su vida.

Comida que le gusta a los gatos: ¿de qué depende que algo se les antoje?

Que a un gato le guste una comida depende de diversos factores:

  • La textura.
  • El olor. Los gatos tienen un instinto del olfato muy desarrollado, por lo que este factor es mucho más importante para que una comida les guste o no de lo que sería para otras especies.
  • El sabor, por supuesto.
  • La temperatura. Que esté a temperatura ambiente es fundamental para que a un gato le guste una comida.

A ese conjunto de factores se le conoce como palatabilidad. Los gatos son bien conocidos por ser melindrosos con la comida, así que es normal que algunas comidas sean más o menos apetitosas según cada gato en particular.

La comida que le gusta a los gatos no es una sola, puesto que la palatabilidad depende de las preferencias individuales de cada minino.

A menudo los gatos prefieren la dieta que han llevado desde pequeños.

También pueden desarrollar asociaciones negativas con algunas comidas o alimentos, por ejemplo, si alguien los asustó mientras comían algo en especial.

Igualmente, los gatos pueden presentar neofobia (desagrado por las cosas nuevas) o neofilia (es decir, que disfrutan con las novedades).

Así, hay gatos a los que les molesta mucho el cambio y detestan las novedades, incluyendo las nuevas dietas. A otros, al contrario, les gustan las cosas nuevas y disfrutan probando nuevas comidas.

La comida que le gusta a los gatos no siempre es antojable para nosotros

La percepción de los humanos sobre la comida que a un gato se le antoja no siempre es muy precisa.

Nuestra propia idea de la comida rica para un gato no siempre es muy precisa y no necesariamente coincide con la del felino.

Por ejemplo, algo que a un gato se le hace muy apetitoso puede no ser nada antojable para nosotros y es muy común que tengamos tendencia a olvidarnos de que, aunque lo amemos mucho, nuestro michi es un gato y no un ser humano.

Otro punto importante es recordar que la velocidad con que un gato se come su comida no siempre es reflejo de si le gusta o no. Algunas dietas están pensadas para ser consumidas más despacio y esto puede ser muy benéfico para la salud de nuestro minino.

Así que no te apresures a pensar que porque tu gato se toma su tiempo con la comida, significa que no le gusta.

Hay que distinguir si una comida no le gusta a tu gato. © Shutterstock

Cómo abrirle el apetito a un gato

Viendo la gran importancia que tiene el olfato para que a un gato le guste la comida, calentar ligeramente el alimento puede ser una forma eficaz de hacer que al minino se le antoje.

Calentar la comida a temperatura corporal puede ser una buena manera de incitar a un gato a comer porque acentúa el olor de la comida. La sensación que da el alimento cuando está en la boca también puede determinar si la comida le gusta o no al gato.

Los factores como la temperatura pueden afectar el aroma y a la mayoría de los gatos no les va a gustar una comida recién sacada del refri.

¿A qué sabe la comida para gato?

La comida para gato generalmente sabe a carne de res o pollo, o a pescado. Los gatos tienen muchas menos papilas gustativas que los humanos: apenas unas 500 comparadas con las 9,000 que tenemos nosotros.

¿Qué sabores perciben los gatos?

Los mininos perciben casi las mismas categorías de sabores que las personas:

  • Ácido
  • Amargo
  • Salado
  • Umami (el quinto sabor básico, característico de la comida oriental).

Por otra parte, los gatos no perciben, o perciben muy poco el sabor dulce.

También, como habíamos mencionado, los gatos tienen un sentido del olfato muy agudo comparado con el de los humanos, y el aroma puede influir mucho en la forma en que se percibe un sabor.

Esto significa que la comida para gato puede tener un sabor muy diferente para los gatos del que puede tener para un ser humano.

Un gatito emocionado con el aroma de su comida.  © Shutterstock

¿Cuál es la comida que más le gusta a los gatos?

Esto depende de las preferencias individuales de tu gato. A algunos gatos les gusta que su comida tenga carne de res o de pollo, mientras que otras prefieren el sabor a pescado.

Definitivamente, no debes darle a tu gato una dieta vegetariana o vegana hecha en casa, porque los gatos son carnívoros por naturaleza y necesitan los aminoácidos de la carne para mantenerse sanos.

Existen en el mercado alimentos vegetarianos y veganos que contienen los nutrientes esenciales, pero no es posible darles una dieta casera con estas características.

También hay una gran variedad en la preferencia por alimento seco o húmedo, y a muchos gatos les gusta poder comer de los dos. 

En cuanto a los alimentos húmedos, se puede elegir entre patés o trozos de carne en salsa o gelatina.

¿Cómo se sabe que una comida le gusta a los gatos?

Para saber si la comida es del agrado de los gatos, se suele hacer un test de palatabilidad. En esta prueba se analiza qué tanto les interesa a los gatos comer ese alimento. 

En algunos casos lo que se hace es darles una única dieta por varios días y observar su comportamiento: si se comen lo que se les da y cuánto comen. 

En otros tests se les permite elegir entre dos dietas distintas y se observa qué prefieren los gatos que participan en la prueba.

¿Cómo se hace la comida para gato?

México es el sexto productor mundial de alimentos balanceados para animales y en nuestro país, la mayoría de los alimentos para mascotas se hacen con un proceso de extrusión.

¿Cuál es el procedimiento?

  • Para empezar, a los ingredientes se les retira la mayoría de la humedad que contienen por naturaleza. 
  • Luego se mezclan todos los ingredientes.
  • Se añade líquido nuevamente, para formar una especie de masa.
  • Posteriormente, esta masa se pone en un extrusor, que cuece la mezcla con calor y presión.
  • La mezcla pasa por cortadores que le dan la forma deseada.
  • Luego, las croquetas se secan y a veces se cubren con otra capa para añadirles más sabor. 
  • El último paso es dejar que la comida se enfríe y ponerla en empaques sellados que ayuden a mantenerla fresca.

¿Hay gente que prueba la comida para gato?

La industria del alimento para mascotas está sujeta a regulaciones legales que incluyen asegurar que se trata de alimentos seguros.

Hay varias leyes en este sentido en nuestro país, principalmente la Ley Federal de Sanidad Animal (Norma de especificaciones zoosanitarias: NOMA061A y ZOOA1999), la Ley Federal de Procedimientos Administrativos, y la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Los protocolos de prueba no suelen incluir que personas prueben la comida, pero consideran factores como el análisis de la composición de la dieta.

También existen recomendaciones internacionales para el mínimo y el máximo de nutrientes que deben incluirse en la comida para mascotas, incluyendo las que son específicas para ciertas etapas de la vida (alimento para gatitos, para gatos senior, etc).

¿Cuál es la diferencia entre comida para perro y comida para gato?

Hay que darle a cada especie el alimento específico para ella; no es buena idea darle alimento para perro a un gato o al revés. La comida para gato suele ser más rica en proteínas, grasas y algunas vitaminas y minerales, lo que puede hacer que tenga un sabor y aroma más fuertes.

¿El veterinario me puede recomendar una comida que le guste a mi gato?

Si tu gato no se come su comida, podría ser no tanto porque no le guste, sino porque tenga un problema de salud. 

En ese caso, debes contactar al veterinario, sobre todo si no logras ofrecerle algún otro alimento que lo haga comer o si presenta algún otro síntoma de enfermedad.

Si tienes cualquier duda sobre la dieta de tu gato y sus requerimientos nutricionales, también deberías hablar con un profesional.