Publicidad

¿Un bebé puede tener alergia a los gatos?

bebe durmiendo con gato advice

Un bebé descansando junto a su gato

© Shutterstock

¿Puede un bebé tener alergia a los gatos? Muchos estudios científicos subrayan que no es frecuente pero los bebés que la sufren necesitan un tratamiento riguroso para combatirla y poder convivir con el felino de la casa sin problemas. 

Por Vanessa Parapar

Publicado el 20/11/20 14:28

Los gatos pueden ser la causa de que los niños sufran alergia, un hecho que es dos veces más frecuente que la alergia de los infantes a los perros.

Sin embargo, la alergia a los gatos es muy rara durante la infancia temprana ya que en la mayoría de los casos los síntomas se desarrollan a partir de los 4 años de edad. A pesar de estos datos, algunos bebés pueden verse afectados por esta dolencia mucho antes. Te contamos todo en este artículo. 

La alergia a los gatos es una de las manifestaciones más comunes de la alergia a los animales. De hecho, en el 50% de los casos de alergia a los animales; el responsable es el gato.

Descubre aquí cuáles son las razas de gatos mejores para convivir con los más pequeños de la casa sin problemas.

Al contrario de lo que muchos piensan, esta dolencia no es provocada de manera de directa por los pelos del felino sino por una proteína específica llamada Fel d1 que el gato produce en su piel, orina y saliva.

Actualmente, el 10% de la población mundial sufre a alergia a los gatos, una cifra que engloba a los más pequeños de la casa, a tenor de un artículo de investigado publicado por Smithsonian Magazine.

Alergia a los gatos: ¿puede afectar a mi bebé?

bebe alergia gato durmiendo
Bebé durmiendo junto a un gatito. © Shutterstock

La alergia es una reacción de nuestro sistema inmunológico que causa signos inflamatorios en el momento que se enfrenta a un alérgeno. En el caso de la alergia a los gatos, es el alérgeno segregado por el animal, llamado Fel d1, el responsable de desencadenar los síntomas. 

Los signos de alergia a los gatos en bebés (tos, secreción nasal, estornudos...) pueden mostrarse desde el primer instante en el cual el neonato entra en contacto con el animal.

No obstante, reconocer que un bebé es alérgico a un felino no es tarea sencilla ya que los niños pequeños tienden a desarrollar rinitis y nasofaringitis constatemente; dolencias que presentan síntomas muy parecidos a los de las alergias respiratorias. 

Los especialistas coinciden en que si un bebé tiene más de tres bronquitis en invierno puede padecer una enfermedad reconocida como asma infantil.

Del mismo modo, si un niño presenta síntomas de rinitis de manera recurrente y tose repentinamente por la noche sin signos de fiebre, puede sufrir el llamado asma de origen alérgico. Ante la duda, hay que llevar al pequeño al pediatra. 

gato bebe pies alergia
Gato vigilando atentamente al bebé de la casa © Shutterstock

¿Cómo saber si mi bebé tiene alergia a los gatos?

Como padre, ciertos síntomas deberían alertarte y hacerte consultar a un alergólogo ante la posibilidad de que tu bebé tenga alergia a los gatos.

Síntomas de alergia a los gatos en bebés

  • Secreción nasal.
  • Estornudos en cadena.
  • Picor en los ojos.
  • Conjuntivitis.
  • Sarpullido.
  • Tos y/o sibilancias durante la noche o la siesta.
  • Asma.

Por lo general, todos estos síntomas se desencadenan por el contacto directo entre el bebé y el animal, por ejemplo, durante el juego o los abrazos.

Algunos niños más sensibles pueden mostrar signos de asma tan pronto como entran en una habitación donde ha estado el animal. Otros incluso reaccionarán al simple contacto de una persona que tenga un gato. 

Alergia a los gatos en niños y bebés: prevención ante todo

Si se comprueba -a través de un diagnóstico médico- que el bebé (o el niño) de la casa tiene alergia a los gatos o se sospecha que el neonato padece alguno de los síntomas que presenta la alergia a los gatos en bebés, es importante que su entorno esté lo más libre de alérgenos posible.

Es decir, saber cómo reducir la alergia si se convive con un gato. 

bebe jugando gato alfombra
Bebé dándole la manita al gato sobre una alfombra. © Shutterstock

¿Cómo proteger a mi bebé de mi gato en caso de alergia?

  • Limitar el contacto entre el bebé y la mascota.
  • Instalar un purificador de aire que cuente con un filtro de carbón activado. 
  • Lavar delicadamente las manos del bebé cuando este entre en contacto con el gato. 
  • Airear la casa a diario, al menos entre 5 y 10 minutos al día. 
  • Aspirar tu casa frecuentemente con una aspiradora equipada con un filtro de salida HEPA. 
  • Impedir que el gato entre en la habitación del bebé. 
  • Bañar a tu gato de manera regular así como el lugar donde duerme (una vez por semana). En este enlace te damos los consejos para bañar a un felino y no morir en el intento.
  • Cepillar a tu felino a menudo para eliminar los pelos muertos, ya que su pelaje es una reserva de alérgenos.
  • Aplicar una loción antialérgica al animal para neutralizar el Fel d1. Este producto está disponible en tiendas de animales o en clínicas veterinarias, y ayuda a eliminar los alérgenos del pelaje de su mascota de manera eficaz.
  • Quitar las alfombras, las cortinas y los tapetes.
En definitiva, crear un entorno lo más puro posible para el bebé es primordial para combatir la alergia

Bebé alérgico a los gatos: ¿cuál es el tratamiento más eficaz?

Si el pediatra sospecha que el bebé tiene alergia a los gatos; lo primero que le mandará será llevar al neonato a la consulta de un alergólogo para que este examine a su bebé.

Pruebas de alergia en niños: qué son y cuándo realizarlas

Este especialista puede comprobar a través de las llamadas ''pruebas de pinchazo'' (pruebas de punción cutánea para diagnosticar alergias) si el bebé es alérgico o no a los felinos. 

Usando una microaguja, el alergólogo pondrá una gota de alérgeno bajo la piel de su hijo para ver si se produce una reacción en cuestión de minutos.

Las pruebas de punción se pueden hacer desde el nacimiento del bebé aunque a menudo se realizan a partir de los 6 meses de edad. 

Una vez que se ha hecho el diagnóstico y este haya salido positivo, se puede poner en marcha un tratamiento adaptado al bebé.

Tratamientos para luchar contra la alergia en gatos en bebés

El especialista puede recetar diversos tratamientos para calmar al bebé.

  1. Aerosoles nasales.
  2. Gotas para los ojos.
  3. Antihistamínicos en forma de jarabe que se pueden administrar una o dos veces al día.
  4. Homeopatía con efectos curativos y preventivos convincentes. Por ejemplo, el Allium cepa 9CH que alivia eficazmente los efectos de la rinitis alérgica. 

En el caso de una alergia confirmada a los gatos, las acciones preventivas y los tratamientos mostramos a lo largo de este artículo son clave para ayudar a los niños pequeños a convivir con los gatos. 

También es importante señalar que aunque los gatos son la causa más común de alergias en los niños, un estudio de la Universidad de Alberta (Canadá) ha demostrado que cuanto antes se expongan los bebés al pelo de las mascotas, menos alérgicos serán más tarde.