Publicidad

Mi gato está muy flaco pero no deja de comer: causas y tratamientos

Gato flaco

Descubre por qué tu gato es demasiado flaco.

© Shutterstock

¿Por qué mi gato está tan flaco? Si tu mascota come mucho y no engorda estas pueden ser las razones.

Por Dr. Liz Barton MA, VetMB, MRCVS

Actualizado el 08/02/21 8:11

Hay muchas razones por las cuales, a pesar de seguir comiendo normalmente, tu gato podría estar perdiendo peso.

Puede deberse a su edad, una enfermedad o incluso la época del año. Lo importante es saber cuándo consultar a un veterinario y cómo cambiar su dieta, si es necesario.

¿Por qué mi gato está muy flaco?

La pérdida de peso es un caso de equilibrio de calorías, que puede deberse a:

  • Una ingesta reducida.
  • Una absorción reducida.
  • Un mayor uso o pérdida.

La ingesta reducida puede incluir reducción del apetito, dolor al comer (como una enfermedad dental) o una dieta baja en calorías.

Por otro lado, una absorción reducida puede deberse a diarrea y enfermedades que afectan al intestino o al hígado, que procesa los alimentos. Un mayor uso puede aumentar el crecimiento, la curación, el ejercicio o el metabolismo.

La pérdida de peso en los gatos se da cuando son menos las calorías que entran que las calorías que salen.

El aumento del metabolismo puede deberse a enfermedades endocrinas, y también existen otras condiciones que consumen calorías, como enfermedades cardíacas y cáncer.

El aumento de la pérdida de peso puede también deberse a alguna enfermedad renal (pérdida de proteínas en la orina), vómitos y diarrea.

Gato flaco: ¿qué tratamientos hay para que vuelva a su peso?

Un primer paso siempre debe ser comprobar que tu gato está recibiendo una dieta digerible de alta calidad en la cantidad adecuada para su etapa de vida y tamaño.

Si es así, el siguiente paso es cambiar a una dieta alta en calorías o aumentar la cantidad de alimento gradualmente (en un 10 por ciento cada semana).

El metabolismo de todos los gatos se alterará ligeramente y las pautas de alimentación pueden no ser suficientes para algunos gatos activos.

Si esto no causa un aumento de peso a un peso saludable, es importante que un veterinario revise a tu gato para descartar causas relacionadas con alguna enfermedad.

¿Por qué mi gato está tan flaco? © Pixabay

¿Por qué mi gato está tan flaco?

"Mi gato come poco y está delgado". Si tu gato se está poniendo muy flaco, es posible que tenga problemas de consumo de calorías.

No es raro que los gatos mayores tengan un mayor uso de calorías a través de hipertiroidismo y enfermedades cardíacas, y una mayor pérdida a través de los riñones.

¿Es normal que los gatos pierdan de peso cuando envejecen?

Es común que los gatos mayores pierdan masa muscular a medida que envejecen. Un veterinario podrá comprobar si esto se debe a una artritis dolorosa, que puede aliviarse con medicamentos. Si los gatos mayores son menos activos, es lógico que pueden aumentar de peso.

La enfermedad renal y las afecciones metabólicas son comunes en los gatos mayores, por lo que si se produce una pérdida de peso, es mejor que un veterinario revise a tu gato, ya que muchas de estas afecciones no "enferman" al gato hasta que están bastante avanzadas.

¿Qué debo hacer si mi gato está bajando mucho de peso?

Intenta aumentar su ingesta de calorías y, si esto no ayuda, lo mejor es buscar consejo veterinario.

Si tu gato es tan delgado que puedes sentir sus huesos, lo mejor es consultar a un veterinario inmediatamente antes de cambiar su dieta.

¿Por qué mi gato come y no engorda?

Mi gato come y no engorda... Los gatos que bajan de peso pero que siguen comiendo, especialmente con avidez y en la vejez, probablemente estén perdiendo calorías (por ejemplo, en una enfermedad hepática o renal) o consumiéndolas (por ejemplo, en la hipertiroidismo, diabetes y algunos cánceres).

A menudo, en los gatos mayores puede haber más de una afección al mismo tiempo.

¿Cómo cuidar el peso de tu gato? © Pixabay

¿Cuándo debería ver a un veterinario?

  • Si tu gato es viejito, es mejor consultar a un veterinario si está perdiendo peso, porque hay muchas afecciones subyacentes que pueden empeorar repentinamente en los gatos mayores.
  • Si tu gato es más joven, entonces verificar y ajustar su dieta primero es un paso sensato, siempre y cuando todavía esté comiendo.
  • Un gato de cualquier edad que no está comiendo pero adelgazando debe ser examinado por un veterinario.

Es una buena idea llevar el empaque de la comida que le das a tu gato cuando vayas al veterinario, para que pueda comprobar que su dieta es la adecuada.

Procura medir o pesar cuánto le estás dando de comer a tu gato, pues eso ayudará a asegurarte de que le estás dando una cantidad constante (especialmente si más de una persona comparte la responsabilidad de la alimentación).

Entre tú y el veterinario pueden ajustar de forma segura lo que come tu gato a la mejor dieta para mantener un peso corporal saludable. Recuerda que habrá fluctuaciones, como cuando un gato joven está creciendo o cuando un gato mayor se vuelve menos activo.

Muchos gatos tienden a aumentar de peso en invierno, ya que son menos activos, y a perderlo nuevamente en primavera y verano, a medida que los niveles de actividad aumentan nuevamente.