Publicidad

Mi gato no usa el arenero: estas son las razones

gatito junto al arenero advice

Un tierno gatito espera para entrar al arenero

© Shutterstock

Incluso si los gatos aprenden rápidamente y muy rara vez se hacen donde no deben, puede ocurrir que tu gato no use el arenero. Este problema puede tener distintas causas, así que la solución no es siempre igual.

Por Marie-Hélène Bonnet

Actualizado el 07/09/20 7:40

Que tu gato se haga afuera del arenero se puede deber a una gran variedad de razones. Estrés (causado, por ejemplo, por la llegada de un nuevo bebé), por desorientación (una mudanza reciente) o para marcar territorio son solo algunas de ellas. 

En cualquiera de estos casos, es normal que te estés preguntando con desesperación: "¿por qué mi gato no usa el arenero? Te contamos sobre las posibles causas.

Puede ser que sea el arenero lo que causa problemas: que esté sucio, muy pequeño o que no esté colocado en el sitio más adecuado.

Cualquiera que sea la razón, nunca regañes o castigues a tu minino, ya sea que lo caches in fraganti o no. Sobre todo, ni se te ocurra acercar su nariz al "accidente", ya que esto podría acrecentar el problema.

Mi gato no usa el arenero: identifica la raíz del problema

El primer paso para solucionar esta situación es identificar las causas.

¿Por qué? ¿Qué ha cambiado? ¿Qué sucedió en los días previos a la aparición de esta conducta?

Si nada ha cambiado en la dinámica familiar, no hubo mudanzas, muebles nuevos, cambio de croquetas, cambio de arena etc., entonces repasa un poco qué está sucediendo con los humanos.

¿Están estresados en la familia? ¿Están tensos, alguien se prepara para un examen importante, están peleados, tienen algún problema grave de salud?

arenero demasiado chico
Un arenero muy pequeño puede ser la causa del problema. Foto: Shutterstock

Los gatos son animales sumamente sensibles, que perciben todo esto y se estresan con estas situaciones. Orinar puede ser para tu gato una forma de liberar la tensión, además de que el olor de su pipí lo reconforta. Así que aquí empeza todo el problema: orinar lo hace sentir bien.

¿Pero por qué tiene que hacerlo afuera del arenero?

La respuesta más sencilla es que tu gato te está tratando de advertir que algo anda mal. No siempre es fácil saber qué es exactamente, sobre todo porque la razón puede remontarse a algunas semanas antes del primer incidente (momento en el que el gato empezó a estresarse).

También existen, por supuesto, causas fisiológicas que pueden llevar a las mismas consecuencias:

  • Cistitis.
  • Piedras en el riñón.
  • Infecciones de vías urinarias.
  • Diarrea o estreñimiento.

El gato que sufre de estos problemas podría establecer una conexión entre la molestia que siente al ir al baño y el arenero. Para tratar de evitar el dolor que le causa excretar u orinar, el minino podría estar buscando, como solución, hacer en otros espacios.

Los gatos también pueden negarse a compartir su arenero con otros gatos o a usar un arenero sucio. Lo ideal es que si tienes más de un gato, la cantidad de areneros que tengas en casa sea siempre el número de gatos más uno. Por supuesto, debes asegurarte también de que siempre están limpios.

Hay muchas posibles causas por las que tu gato no usa el arenero y puede ser complicado identificarlas.

Pero una vez que la causa ha sido identificada, puede ser resuelta y las cosas vuelven a la normalidad.

De cualquier manera, esto no siempre es posible. Dale a tu gato tiempo suficiente para adaptarse, pero no más de unas semanas. Si continúa haciendo en otro lugar que no es el arenero, significa que el problema no ha sido identificado correctamente.

gato blanco y negro con arena y arenero
Eligiendo el arenero y la arena correctos. ©Shutterstock

Sin castigos

En todo caso, aunque es fastidioso estar limpiando, no regañes a tu gato. Si te pide cariñitos, dáselos, pero tampoco seas encimoso. Consentir a un gato que tiene problemas tampoco ayuda a resolverlos; el minino necesita sentirse tranquilo y en calma, por lo que es importante apapacharlo, pero solo si él viene a ti.

Cambia tu actitud con tu gato. Hazlo sentir como en casa, sé amable y dirígete a él con cariño; sentirse querido, no rechazado y en buenos términos con sus humanos, pero tampoco abrumado con apapachos puede ayudar a que el estrés de tu gato disminuya.

En caso de que la causa sea el marcaje de territorio, la esterilización es la solución más efectiva.

Si no tienes certeza de lo que está pasando o sigues teniendo problemas, puede que sea necesario consultar a un experto en conducta gatuna, que te ayude a atravesar esta etapa y a descartar posibles problemas físicos (de riñón, vejiga, vías urinarias, etcétera).

La paciencia es la clave en estas situaciones.

¡Cuidado con las 10 cosas que jamás debes hacerle a tu gato!