Publicidad

Cómo enseñar a un gato a ir al baño: trucos para que tu minino empiece a usar el arenero

gato caja de arena bebé advice

Sí, hay que entrenar al gato para que tenga una rutina en su caja de arena

© Shutterstock

En caso de que tu gato esté empezando a usar el arenero o tenga algún problema para usarlo, te pasamos algunos consejos.
 

Por Valeria Vera

Actualizado el 06/08/20 9:44

Sabemos bien que los gatos son animales de hábitos y rutinas. Sus dueños por lo general, presumen de su limpieza, así que es momento de que hagas honor a estas reglas de la especie.

El proceso de eliminación de desechos, totalmente normal en los animales, deposita también su olor en el ambiente, haciéndolo suyo, así que con una deposición adecuada, el gato adquiere cierta seguridad.

Necesitarás mucha paciencia, una caja abierta o cerrada, la arena adecuada, y por supuesto un espacio especial donde pondrás el arenero.

Cómo enseñar a un gato a ir al baño

Primero, necesitarás papel periódico, pueso que cuando un gato es bebé es normal que haya algunos accidentes. 

Adicional, hay que saber que a los gatos les gusta tener una caja individual, a veces cerrada para tener mayor privacidad; el ser observado o con mucho ruido alrededor mientras hace sus necesidades, puede estresarlo, entonces considera poner la caja en un lugar aislado o tranquilo.

Para enseñarlo a usar el arenero, sigue los siguientes pasos:

  • Pon al gato dentro y haz como que haces un hoyo, así el verá que también puede cavar ahí
  • Hazle de la caja una rutina; ponlo ahí inmediatamente cuando despiertes y antes de acostarte, para que él sepa que debe ir. También puedes hacerlo aproximadamente una hora y media después de cada comida.
  • El tamaño de la caja es importante, debe ser - de inicio -por lo menos tres veces más grande que él; hay que limpiarla por lo menos una vez al día y desinfectada una vez a la semana, cambiando su arena por completo.

Hay que considerar que hay gatos que aunque sólo hayan orinado, consideran que su arenero está sucio, así que más vale estar atento a que siempre esté impecable para evitar sorpresas (pueden defecar al lado del arenero si no lo piensan limpio).

Si tienes el espacio suficiente, incluso puedes ponerle dos cajas. 

Mi gato no quiere usar el arenero

Las razones más frecuentes para que un gatito no quiera usar su arenero, a pesar de que esté limpio y cuente con el espacio adecuado, tienen que ver con alguna infección, estrés y otros.

Si a pesar de seguir estos consejos, el gato está reacio a utilizar su arenero, es momento de acudir al veterinario pues puede tratarse de otro problema o incluso estreñimiento.

Para evitar el estreñimiento, hay que estar pendientes a que el gato siempre esté hidratado, revisar que no tenga problemas renales o algún otro bloqueo en su tracto digestivo (algo que haya comido como huesos, por ejemplo).