Publicidad

¡Tengo un gato enojado! Cómo descubrir si tu minino está molesto contigo

Un gato enojado advice

Un gato puede molestarse, pero si persiste con esa actitud, es motivo de alarma pues puede estar ocultando un síntoma importante

© Shutterstock

Te ayudamos a mejorar tu comunicación con él y detectar alguna posible crisis de estrés en el animal o algún problema que sea de más cuidado.

Por Valeria Vera

Actualizado el 06/08/20 10:19

La alegría que puede brindar la compañía de un gato no tiene precio; pero hay que ganarse el cariño y confianza de la mayoría.

La ternura que nos provocan los gatos a veces nos hace pensar en ellos como en un perro, y tal vez querramos cargarlos o apapacharlos; por supuesto algunos se dejan, pero a otros, claramente puede molestarles.

Hay que aprender a identificar cuándo es que de verdad está molesto

Si tu gato se porta agresivo, comienza evitarte, esconderse e incluye alguno que otro silbido, quiere decir que no está muy contento. 

Es un tanto normal que un gato muestre cierta agresividad y puede ser algo temporal o por su personalidad.

Sin embargo si ya se nota demasiado molesto, cambió de manera abrupta y no quiere estar con sus cuidadores humanos, es una actitud que no debe pasarse por alto.

Lo importante aquí es aprender a comunicarse con el gato y saber leer su comportamiento, pues si está demasiado alterado, estaría escondiendo un síntoma de algo más importante.

Ojo con su nivel de agresividad, pues hay que aprender a leer su lenguaje corporal por si está ocultando algún dolor que sea de cuidado.

¿Por qué puede estar enojado el gato?

gato enojado cama

Primero debes saber que está en su instinto defenderse, sin embargo, su molestia o agresividad puede deberse a:

  • No era el momento para acariciarlo o cargarlo (visita nuestra guía para saber cómo acariciarlo).
  • Estás transmitiéndole estrés. Los animales están muy conscientes de nuestras emociones, así que si nosotros estamos estresados o con ansiedad, el gato puede percibirlo y alterarse
  • Puede estar defendiendo su territorio
  • Puede ser síntoma de que algo le duele  (algún problema muscular, estrés, un abceso oculto. Cuando el gato no deja ni que lo toquen o se vuelve sin razón aparente hiperactivo o mucho más lento al caminar, puede tener un problema de salud y hay que llevarlo a consulta con el veterminario). 
  • Tal vez no sabe socializar; enseñarlos desde pequeños es una tarea importante para evitar experiencias negativas con otros animales y otras personas.

Sobre el último punto, hay que estar conscientes de que los gatos pueden mostrarse enojados o renuentes a socializar, también por algunos traumas. 

Si tiene miedo es porque, como mencionamos anteriormente, tuvo algún trauma o no ha desarrollado suficientemente sus habilidades de socialización

Es por eso que si el gato en realidad se muestra atemorizado, no hay que regañarlo o gritarlo, porque se estresará aún más. 

Aprender a comunicarse con el gato

Es importante también que pongas atención a lo siguiente, sobre todo en lo que pase en cola y orejas, pues serán señañes de que el gato está incómodo o inquieto: 

Intenta darle su espacio, recuerda que hay muchos movimientos como los abrazos que le pueden parecer limitantes. 

Acondiciona algunas áreas para que se vaya a esconder y se desestrese o ponle repisas para que escale y se entretenga, ¡les encanta!

Puedes intentar igualmente jugar con él y premiarlo para que mejore su comportamiento. 

Recuerda que debes ser muy observador; si el gato está enojado, se vuelve agresivo repentinamente y claramente no es algo temporal, es hora de visitar al veterinario.