Publicidad

Pechera para gato: cómo elegirla y usarla correctamente

como elegir la mejor pechera para tu gato advice

La pechera es una excelente opción para ejercitar y distraer a los mininos caseros.

© Shutterstock

Los gatos caseros viven más y viven mejor, pero también ellos necesitan de distraerse y salir. Por eso el uso de la pechera es una excelente opción para los catlovers.

Por Jaime Hernández

Actualizado el 06/08/20 10:24

Cada vez es más común ver a gente, o fotos de gente, paseando a sus gathijos y es que, si bien la cultura de tener gatos caseros debe establecerse y prevalecer por el bien de tu minino, también es cierto que tu gato necesita distraerse y ejercitarse. Tal como nosotros.

Como sea, al ir  a la tienda de mascotas y buscar la correa para nuestros gato nos topamos con varias opciones. ¿Cuál es la mejor? ¿Qué tengo que tener en cuenta?

En esta entrada te diremos las bases y he aquí nuestro primer consejo:

Conoce la personalidad de tu gato e inicia la búsqueda con base en ella.

Antes de ir por una pechera para gato

Elegir una buena correa para tu gato es una labor que inicia ANTES de ir a la tienda de mascotas. Tienes que ver que tanto se adapta tu gato a nuevos elementos, como un collar, si es muy dinámico, si es más bien temeroso, si se escapa de cualquier situación o si es dócil.

En todo caso, recuerda que deberá pasar un periodo de adaptación. A tu gato no le gustará usar arnés inmediatamente.

Con eso en mente, puedes seguir leyendo y empezar la búsqueda por la correa perfecta para tu felino.

gato negro con arnés
Distrae a tu gato con paseos Foto: Shutterstock

Elementos a tener en cuenta para comprar un arnés para tu gato

Ya que conoces las particularidades de tu gato, es momento de conocer los elementos clave para elegir una pechera.

Forma de la pechera:

  • Pechera de cintas: es el más económico, cubre cuello y abdomen. Su problema es que es fácil que tu gato se escape de este modelo.
gato con correa
Arnés de correas {Foto: Shutterstock}
  • Chaleco: Cubre la espalda y es fresco en verano; sin embargo, los gatos hábiles pueden liberarse de ella.
gato con correa y pechera
Arnés de Chaleco{Foto: Shutterstock}
  • Pechera completa: Cubre el pecho y espalda, lo cuál es excelente para el invierno aunque puede generarle algo de calor en verano, además de ser más incómodo de inicio. La gran ventaja es que es el que más control te da sobre tu gato.
gato negro con pechera rosa
Arnés tipo pechera {Foto:Shutterstock}

Tipo de cierre

En general no adquieras pecheras de velcro, ya que se abren fácilmente. Revisa si el tipo de cierre (botón, hebilla, etc) es lo bastante resistente para los movimientos que hace tu gato.

Material

Fíjate que sean materiales resistentes pero no que dañen la piel de tu felino. Puedes incluso en pensar en una pechera de verano y en una de invierno según el material que tengan.

Consejo: busca un material fácil de limpiar o lavable. 

Tamaño

La mayoría de las pecheras son ajustables, pero si tienes que revisar el tamaño, fíjate que sean para cachorro si tienes un gatito, o para gato adulto si tu minino ya terminó de crecer.

¿Gatos gigantes? Revisa las especificaciones, y de ser posible mide el cuello y el pecho de tu gato. No debe quedarle ni muy apretada ni muy floja.

Tipo de correa

Sacar a pasear un gato no es como sacar un perro. Evita las correas rígidas y busca una correa tipo bungee (que sea elástica); así le darás libertad y seguridad a Misifus.

Tu gato puede usar pechera

Como mencionamos al principio, tu gato debe pasar por un periodo de aceptación y adaptación a la pechera o arnés.

Lograr esto puede tomar tiempo y es más fácil si lo hacemos cuando son cachorros; sin embargo la paciencia rendirá frutos y si sigues los pasos que nos recomienda la etóloga Pam Jhonson, tendrás un gato que use (o soporte) la correa.

Paso 1: Sólo la pechera

No salgas directo a calle. Ponle la pechera sin correa a tu gato dentro de casa. Seguro los primeros días se sentirá incómodo, se tirará al piso, no querrá moverse. Déjasela unos cuantos minutos y aumenta el tiempo cada día.

Prémialo después de usarla para que vea el uso de la pechera como algo positivo. En poco tiempo, tu gato la usará como tú usas la ropa y podrás pasar al paso 2.

Pon atención:

¿Tú gato se zafa de la pechera? ¿Está muy apretada? ¿Está muy floja? ¿Le irrita la piel? Si es sí, corrije el problema, ajusta la pechera, cambiala por una de otro material, etc.
gato con correa
Acostumbra a tu gato a la correa y el arnés. Foto Shutterstock

Paso 2: Ahora la correa

Ya que tu gato está acostumbrado a ir por la vida con su pechera, es hora de ponerle la correa. Al igual que en el paso uno, ponle la correa y paseen por la casa. Unos cuantos minutos al inicio, y ve aumentando el tiempo.

¿Listo? Bien, ¡vamos al paso 3Q

Pon atención:

¿Cómo se deja llevar el gato? ¿Qué tanto tira de la correa? ¿Salta mucho? Esta información te será muy útil una vez que estés en la calle.
gato con pechera roja
Salgan primero al patio, luego al jardín, luego al mundo. Foto: Shutterstock

Paso 3: Al patio y al mundo

Las primeras incursiones al exterior deben ser en una zona lo más segura posible, como el jardín de tu casa. Sal unos cuantos minutos con tu gato para ver como reacciona, puedes ir incrementando el espacio a la casa vecina, a la cuadra, a la colonia.

Pon atención:

¿Cómo reacciona tu gato a los ruidos? ¿Cómo reacciona a los perros que pueden encontrarse? ¿Se asusta fácilmente? ¿Intenta correr y esconderse? Ir poco a poco te ayudará a saber cómo controlar a tu gato.

¡Listo! Ahora a poner estos consejos en acción para poder sacar a tu gato de paseo… como el BackPacking Kitty.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

My daddy @jjyosh took me kayaking but I would rather go swimming

Una publicación compartida por Simon Yosh the Adventure Cat (@backpackingkitty) el