Noticias :

Publicidad

Contingencia y gato enfermo: ¿cuándo llevarlo al veterinario?

gato enfermo advice

¿Qué hacer si tu minino se pone malito durante la cuarentena?

© Pixabay

¿Cuándo llevar a mi gato enfermo al veterinario? Te decimos qué reglas es conveniente seguir durante la contingencia por coronavirus.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 15/04/20 19:30

En estos complicados tiempos de la contingencia por coronavirus, mi gato se enfermó, ¿puedo llevarlo al veterinario? ¿Y cómo debo hacerlo?

Solo debemos salir de casa en situaciones verdaderamente necesarias, y claramente, llevar al médico al peludo de la familia, es una de ellas. La mayoría de las veterinarias permanecen abiertas durante este tiempo, sin embargo, hay algunos puntos a tomar en cuenta para prevenir contagios y actuar responsablemente, tanto con el minino como con la sociedad.

Lo primero que te debes estar preguntando ante la presencia de algunos síntomas preocupantes, "¿como sé si mi gato necesita ir ahora mismo al veterinario?"

Contingencia y gato enfermo: ¿cuándo llevarlo al veterinario?

Si tu gatito parece estar enfermo, es importante que llames antes a la clínica, no solo para asegurarte de que te pueden recibir, sino para que el veterinario te recomiende si es realmente necesario que salgas o si el chequeo puede esperar un poquito.

¿Cuáles son los síntomas preocupantes de un gato enfermo?

Sin embargo, hay algunos síntomas que deben hacer saltar todas nuestras alarmas, porque significan que algo anda realmente mal con el peludo.

Un profesional debe checar a tu minino lo antes posible si notas alguno de estos síntomas:

  • Incapacidad de orinar.
  • Pérdida de apetito durante más de dos días.
  • Dificultad para respirar.
  • Igualmente, debemos considerar a los michis que sufren enfermedades crónicas y cuya condición empeore repentinamente.

Si se trata del problema de orina, es distinto el caso dependiendo si tu gato es macho o hembra. Te contamos más sobre este asunto.

Mi gato ya no orina

Cuando un gato macho va constantemente al arenero pero no puede orinar o incluso has llegado a notar un ligero sangrado, probablemente se trata de una obstrucción de la uretra.

Esta condición requiere un tratamiento rápido para evitar que se complique y degenere irremediablemente. 

El caso de las hembras es distinto. A menudo sufren de más problemas de orina que los machos, pero lo más frecuente es que se trate de cistitis.

La obstrucción de uretra en las gatas es muy poco común, así que puedes esperar unos días para ver si persisten los síntomas antes de salir corriendo al veterinario.

Mi gato no come

La falta de apetito es uno de los principales síntomas de enfermedad en los gatos. Si este tipo de problema se mantiene por más de un par de días hay que ir con urgencia al veterinario, ya que podría causar daños irreversibles, además de ser señal de un problema grave.

Mi gato tiene problemas para respirar

Si tu gato respira muy rápidamente sin haber hecho algún esfuerzo físico, podría ser señal de un problema serio, sobre todo si jadea o respira con la boca abierta.

 

Es fundamental que vayan con el veterinario, para descartar que se trate de una enfermedad cardíaca. En este caso, no es suficiente con un diagnóstico por teléfono, ya que se pueden requerir exámenes adicionales, como una radiografía.

La idea es que no te alarmes con una sencilla gripa. Si tu gato tiene dificultades respiratorias por un resfriado también tendrá otros síntomas, como escurrimiento nasal. En este caso, sí puedes llamar a tu veterinario de confianza y él o ella te dirá cómo actuar.

Mi gato se rasca demasiado

A todos nos da comezón en algún lado de vez en cuando y tanto en humanos como en gatos, esto es normal. Pero si tu minino se rasca hasta lastimarse (a veces los gatos pueden llegar a lesiones graves en el cuello o en el hocico), es necesario que lo revise un profesional.

Mi gatito está enfermo

Si el que tiene problemas de salud es un gato bebé, entonces nunca está de más visitar al veterinario. A causa de su edad, los chiquitines son más vulnerables a las enfermedades que los gatos adultos.

La diarrea, por ejemplo, puede degenerar rápidamente en un gatito y poner en peligro su vida.

Gatos y enfermedades crónicas

Todos los gatos, especialmente los de edad avanzada, pueden sufrir alguna enfermedad crónica. Estas pueden ser, principalmente:

  • Diabetes.
  • Problemas de los riñones.
  • Hipertiroidismo.
  • Insuficiencia cardiaca.

Si tu minino ya había sido diagnosticado con alguno de estos problemas antes de la contingencia, simplemente debes continuar el tratamiento. Si te quedas sin medicamento, claramente tendrás que salir a comprar más.

Síntomas graves

Si tu gato empeora, la situación se manifestará por medio de distintos síntomas:

  • Pérdida de apetito
  • Jadeos o problemas para respirar
  • Malestar (está huraño, se esconde o su comportamiento es anormal)
  • Convulsiones (especialmente en gatos diabéticos)

---

Artículo creado en colaboración con

isabelle-vixege





Isabelle Vixège
Médica veterinaria establecida en Francia