Publicidad

Me voy de viaje: ¿qué hago con mi gato esos días?

Me voy de viaje: ¿qué hago con mi gato? advice

Un gatito molesto por quedarse solo durante el viaje de su humano

© Pixabay

Al irnos de viaje se nos presenta siempre esta dificultad: ¿qué hago con mi gato esos días? Te proponemos varias posibles soluciones.

Por Roberto Herrero

Actualizado el 20/05/20 10:13

Seguramente, antes de adoptar a tu gato ya te planteaste qué harías en caso de tener que salir de viaje. Te contamos los pasos que debes seguir si tienes que salir de viaje y tienes que dejar a tu gato con alguien.

Aunque nos encantaría, lo cierto es que resulta imposible que nos acompañen siempre que viajamos, por eso tenemos que tomar la decisión de con quién dejarlo, ya que necesita estar lo más tranquilo y cómodo posible y lo cierto es que para eso no es válido cualquier ambiente.

Por eso en Wamiz vamos a darte algunos consejos para que tomes la decisión más acertada, tanto para ti como para tu mejor amigo peludo. Él te lo agradecerá y tú podrás estar mucho más tranquilo en tu viaje.

¡Sigue leyendo y no te pierdas nada!

Tu minino necesita una madrina o padrino

Y es que este punto es importantísimo, por eso lo hemos situado en primer lugar. Nunca sabemos qué nos deparará la vida, por eso es vital saber quién podrá hacerse cargo de nuestro gato si de repente nosotros nos vemos incapacitados para cuidar de él.

Puede ser uno de tus amigos o un familiar, alguien en quien confíes al cien por ciento, ya que la responsabilidad de cuidar de un animal es algo muy serio.

Por eso, esta persona a la que hayamos nombrado padrino o madrina es quien, de vez en cuando, podría quedarse con nuestro gato cuando nosotros no podamos cuidar de él. Evidentemente, este es un compromiso que debes adquirir por anticipado, ya que no es fácil encontrar alguien que cuide a nuestra mascota cuando no disponemos de mucho tiempo.

Me voy de viaje: ¿qué hago con mi gato?

En cuanto al sitio en el que debe quedarse el minino, nosotros lo tenemos clarísimo. Lo mejor es que el animal permanezca en su ambiente, así el cambio de situación no será tan traumático para él.

gato atigrado en la cama
©Shutterstock

Déjale una llave de tu casa a esa persona encargada para que acuda un par de veces al día a visitar a tu gato. En cada visita deberá revisar cuánta comida y agua tiene y también tendrá que limpiarle la arena.

Lo mejor para cualquier gato es poder permanecer en su espacio

Deja todos los utensilios a la vista para que pueda disponer de todos los que necesite, tanto para darle comida como para mantener el cuidado de su arenero. El gato agradecerá enormemente cada visita y de esta manera será mucho más llevadero el tiempo que dure tu ausencia.

Si lo llevo a otra casa, ¿qué pasos tengo que seguir?

Como te hemos dicho anteriormente, lo mejor es que el gato permanezca en su casa durante el tiempo en que no estarás con él. Sin embargo, si esto no es posible porque la persona no puede desplazarse hasta tu casa, tienes que tener en cuenta algunos aspectos.

La casa a la que acuda el animal deberá estar completamente adaptada para la presencia de un gato. Necesita su propio arenero, su plato y un lugar en el que relajarse. Si es posible, haz que disponga de algunos de sus juguetes allí, así como de su cobijita o su cama.

Todo esto hará que la estancia en este lugar sea mucho más placentera y cómoda para él. También es muy importante que el gato conozca a la persona con la que va a convivir durante esos días.

Evidentemente, al ser una persona de tu círculo cercano, no será esta la primera vez que estén en contacto, pero sí que es muy conveniente que exista química entre ellos.

Si hay otros animales en la nueva casa, ¿puedo dejar a mi gato allí?

Pues esto dependerá mucho del carácter de tu animal. Como en el punto anterior, es muy importante que el minino conozca a los animales con los que va a convivir.

perro y gato en el sofá
©Shutterstock

Debemos asegurarnos de que pueden estar juntos sin que exista riesgo de una pelea. Para esto deberíamos haberlos juntado anteriormente, para analizar los riesgos. Evidentemente, por tu tranquilidad, nosotros te recomendamos que tu gato sea el único animal en la nueva casa