Publicidad

¿Por qué se dice que los gatos tienen 7 vidas?

gato saltando

Un gato dando un salto peligroso

© Nils Jacobi / Shutterstock

Sin duda has escuchado eso de que los gatos tienen siete vidas. Pero, ¿por qué se dice esa frase y de dónde salió esta creencia? Te contamos todo esto y además explicamos qué tanto hay de cierto en esa afirmación.

Por Maica Bosch

Actualizado el 09/09/21 5:21

Para empezar, este es un dicho popular en todo el mundo, con algunas variaciones.

Nosotros decimos que tienen siete vidas, pero por ejemplo, en Turquía se dice que tienen seis y en los países le lengua inglesa suelen decir que en vez de siete vidas tienen nueve.

Hay un proverbio muy antiguo que dice: “Un gato tiene nueve vidas. Por tres juega, por tres vaga, por tres se queda "

Sin embargo, por muy poética e interesante que pueda parecernos la idea, está claro que todo ser vivo sólo vive una vez. Es sólo que el mito del gato está diversificado culturalmente y se ha repetido tanto que muchos acaban preguntñandose si será cierto.

Así que veamos de dónde salió esta vieja creencia.

¿Por qué se dice que los gatos tienen 7 vidas?

Pensemos por un momento lo que sabemos históricamente sobre los gatos.

En algunas culturas, como la egipcia, se consideraban animales sagrados y se creía que tenían habilidades sobrenaturales. 

De hecho, el número de vidas que se le atribuye no es totalmente arbitrario.

El dios egipcio del sol, Ra, se convertía en un gato cuando iba al inframundo, lo cual lo vincula al animal. Y la leyenda dice que este dió luz a ocho dioses. Sumándole a él, serían nueve. 

Por otra parte, el número 9 también podría provenir de China, donde casualmente se considera el número de la suerte. Siendo los gatos animales considerados con “demasiada” suerte para ser normal, se les asocia con este número.

Con las capacidades físicas que tienen los gatos, no es de extrañar que a un gato se le atribuya poder sobrevivir varias vidas. Son un animal hecho para sobrevivir.

Un gato dando un salto peligroso. © Shutterstock

Son capaces de caer de grandes alturas

Y lo mejor es que siempre (o casi siempre) saben caer de pie y minimizar el daño. Cuando caen, son capaces de enderezar su cuerpo, retorciéndolo hasta que alinean las patas con el suelo.

La mayoría de veces lo hacen suficientemente rápido para aterrizar correctamente. 

Toman tanta confianza, que a veces saltan entre acantilados o se pasean tranquilamente por un barandal como si nada. Todo esto, es debido a su gran sentido del equilibrio.

Dan grandes saltos

Ya hay miles de videos de gatos saltando por todo internet. Ya sea por un susto o porque quieren escalar un muro, nos sorprenden con sus habilidades ninja. 

Sobretodo durante la caza, pueden dar saltos de gran envergadura que no parecerían típicos de su tamaño y aparente fuerza. Son tan ágiles que pueden sorprender hasta a un pájaro en pleno vuelo. 

Esta habilidad también les sirve para escapar de peligros, como depredadores, otros gatos o personas que quieren hacerles daño.

O incluso casas en llamas. Son muchos los casos de bomberos intentando rescatar gatos en apuros que acaban sorprendidos viendo como el gato escapa en el último momento. 

Se recuperan de lesiones graves

Son animales muy resistentes, se recuperan con facilidad de muchos golpes, incluso de los que parecen mortales.

Esto no significa, por supuesto, que debamos descuidarlos. Incluso un gato va a lastimarse si se cae de un balcón del primer piso.

También tiene mucho que ver la capacidad regenerativa que aporta el ronroneo gatuno. Ya que refuerzan sus huesos con las vibraciones. 

Sobreviven en condiciones de escasez

Si a un gato lo dejas solo en casa con un montón de comida, él sabrá racionarse la comida hasta que vuelvas. 

Esto no ocurre con muchos perros que, si les dejas un plato con comida se lo devoran en dos minutos y luego sólo pueden esperar a que vuelvas. 

Los gatos son tan independientes en este sentido que hay muchos más gatos callejeros que perros, porque los mininos son más hábiles para sobrevivir por su cuenta. 

Un gato puede estar en una situación grave de escasez, como falta de comida o calor y sobrevivir

Un gato paseando en el tejado. © Shutterstock

Un gato no es inmortal, pero poco le falta

Seguro que tras conocer de cerca todas las habilidades que tienen los gatos para salir ilesos de casi cualquier situación no te extraña que se le vea como un animal con poderes especiales. 

Imagínate a alguien capaz de saltar a más de dos metros, sobrevivir a caídas desde una ventana,, recuperarse de heridas mortales, sobrevivir a ambientes extremos... Al menos, tendría que ser un superhéroe. 

Si tienes un gato en tu casa, no lo volverás a ver de la misma forma. Observa sus piruetas y su gran agilidad. Estás ante un prodigio de la naturaleza.