Publicidad

Cómo enseñarle a un gato a hacer pipí en el arenero

Gato hace pipi en su arenero advice

Un gato en el arenero

© Shutterstock

Averigua la razón por la que tu gato puede ser tan terco a la hora de hacer pipí en su arenero. 

Por Maica Bosch

Publicado el 30/03/20 15:30

Con algunos gatos, sobretodo lo más jovencitos, conseguir que hagan sus necesidades en una cajita llena de arena puede parecer imposible. Pero en realidad se trata de una tarea muy fácil, si sabes cómo. 

En primer lugar, debes asegurarte que estás utilizando la caja de arena de una forma adecuada, que la idea de hacer ahí su pipi sea algo más atractivo que hacerlo en rincón de la habitación. Antes de ponerte en modo dictador con tu gato, inenta convencerlo.

Razones por las que tu gato no orina en la arena

El gato necesita marcar territorio

Por alguna razón, que ahora exploraremos, el gato necesita marcar territorio en la casa con su orina. Por lo que es normal que no le interese malgastar orina dejándola en la arena de su cajita. Pero, ¿por qué un gato marcaría toda la casa? 

1. Subidón hormonal

El gato marca territorio debido a que empieza su adolescencia gatuna. Es un gato macho sin esterilizar y necesita marcarlo todo. Esto sería bueno para atraer las hembras, aunque él pueda no ser consciente. A partir de los 6 meses sería recomendable que lo esterilices.

2. Ansiedad

Muchos gatos, cuando padecen un período de gran estrés por alguna razón como un peligro constante en la casa, es normal que necesite escapar y de vez en cuando vea la necesidad de marcar su territorio para “echar” esas invasiones. 

Si tu gato está esterilizado y empieza a hacer esto desde que ha entrado algún factor nuevo en su vida, investiga por qué razón puede ser.

Si ves que está mucho más activo y parece más nervioso y asustadizo de lo normal, es posible que no esté llevando bien una nueva situación que deberás ayudarle a manejar con mucho cariño. 

El gato no tiene ganas de ir a orinar tan lejos

Esto tiene mucho que ver con el lugar donde pones la cajita de arena, pero si un gato tiene una mala racha, está deprimido, mayor o con poca energía a causa de alguna enfermedad y tú le pusiste el arenero en lo alto de una torre, pues difícilmente llegará a tiempo. 

Un síntoma de esto es ver cómo el gato se hace sus necesidades por el camino a la cajita. Si crees que tu gato pueda estar enfermo, no dudes en consultar a un veterinario. Hablaremos más adelante de dónde debes poner la caja de arena. 

La caja de arena no le parece un buen sitio donde orinar

Simplemente (y esta opción se ignora muchas veces) tu gato no tiene ningún problema más que la propia caja de arena o alguna cosa que tiene que ver con ella. Esto último lo vamos a evitar a continuación. 

Una caja tiene que ser segura, estar en el sitio adecuado y no desprender olores que asuste al sensible gato. 

gato haciendo pis arenero

Cómo hacer que el gato orine en la arena

Los gatos en realidad son animales muy maniáticos. Es muy probable que, con lo limpios que son por naturaleza, desean utilizar una cajita de arena. Sin embargo, hay cosas que no soportan y les pueden llegar a impedir hacer sus necesidades de una forma cómoda y ordenada. 

1. Lugar de la caja

Los gatos son muy selectivos con dónde hacen cada cosa: dónde comen, dónde duermen, dónde orinan… es normal, ya que es un animal que está en constante vigilancia. 

Si el gato no se siente cómodo en el sitio donde va a hacer sus necesidades, si se siente demasiado expuesto, demasiado vulnerable, es muy poco probable que acepte el sitio de la caja de arena como un buen sitio para bajar la guardia. 

Pon la caja en un sitio donde pueda sentirse a salvo, desde donde controle todos los ángulos de posibles ataques. Y una vez la pongas, evita moverla de sitio porque el gato se acostumbrará a hacer sus cosas ahí. Vigila sobretodo si tu gato es viejito, e intenta facilitarle un poco el transporte hasta el baño, acercándole el baño a la cama. 

En nuestra sección de gatos senior; encontrarás consejos valiosos para apoyar a tu gatito durante la última etapa de su vida.

2. Una caja por gato

Tal vez son manías, pero mira, hay gatos que no soportan poder pisar los excrementos de otro. Tenlo muy en cuenta y cómprale una cajita a cada uno. Asegúrate también de que llos areneros son del tamaño correcto. Si un gato ve que no cabe en su caja posiblemente no la utilice. 

3. Olores

Vigila muchísimo con los olores. Hay pocas cosas que echen tanto para atrás como un mal olor a un gato. Evita poner la caja cerca de productos de limpieza, aunque sobretodo evita comprarle arena perfumada que algunos no la soportan. En todo caso, pon la caja en una zona neutra y libre de olores. 

4. Limpieza

Es muy importante que mantengas la cajita de arena bien limpia. Con limpiar lo más sucio cada día y limpiarla con detergente suave una vez al mes tendrás suficiente (y por supuesto, una vez al mes cambia la arena).