Publicidad

Los sonidos molestos para gatos que debes evitar

gato tapadose las orejas

Hay ruidos que pueden resultar muy molestos para un gato

© FotoTheMoment / Shutterstock

Cualquiera que tenga un gato sabe son animales muy sensibles. Les encanta estar tranquilos y cualquier cosa les puede hacer perder el sueño: una visita que no esperaban, un olor extraño o un sonido molesto. 

Por Maica Bosch

Actualizado el

¿Por qué los gatos son tan sensibles a los ruidos?

Las orejas de un gato ayudan al animal a orientarse rápidamente ante la aparición de un sonido. Aunque la primera reacción será de huida, lo más probable es que sientan curiosidad (desde una distancia segura) por la fuente del ruido. 

Probablemente la respuesta de por qué son tan especiales se encuentra en una explicación sobre la evolución del gato. 

También es cierto que algunos gatos odian en especial algunos sonidos, que podrán haber heredado de sus padres o por traumas anteriores.

Sin embargo, hablaremos de un caso general, de los miedos a ruidos que tienen la mayoría de los gatos. 

Los sonidos molestos para gatos

Conocer estos sonidos nos ayudará a mejorar la calidad de vida de nuestros gatos, ya que estamos constantemente causándole estrés a nuestras mascotas de forma no intencional y conocer cosas como esta pueden ser muy útiles.

El gato vivirá con menos fuentes de estrés

Si conocemos los sonidos que lo molestan, podremos hacer que cesen o alejaremos al gato de las fuentes de sonido de la casa que lo pueden asustar y despertarlo de golpe de una de sus numerosas siestas. 

Así que, sin más preámbulos, hablaremos sobre los distintos tipos de sonidos que pueden molestar a tu minino. 

Un gatito molesto por el ruido. © Lisa Charbonneau / Shutterstock

1. Sonido tipo “bufido”

Como muchos dueños de gatos sabemos, ellos hacen un sonido de “bufido” cuando se sienten amenazados. Por lo que para un gato oír este tipo de sonido significa un peligro inminente. 

Si tu gato oye algún sonido que le recuerda a un bufido (que sería el equivalente a un grito de pelea para nosotros) se esperará que otro gato esté presente y haya realizado este sonido.

Bien por miedo a algo externo o bien porque tiene la intención de atacar a tu gatito

Es por eso que un gato que esté durmiendo pegará un salto si realizas cualquier tipo de sonido que se parezca

¿Que qué cosas pueden parecerse al sonido de bufido? Todo aquello que tenga más o menos un aspecto auditivo parecido: 

  • El sonido de una bolsa de plástico arrugándose. 
  • Los sonidos que salen de una chamarra de poliéster al frotarse.
  • Cualquier espray (sí, aunque sea un ambientador), 
  • Algunos de nuestros silbidos. 

2. Ruidos de alta frecuencia

Los gatos tienen una capacidad auditiva mucho mayor que la nuestra. Y es que pueden detectar pequeños detalles que para nosotros son imposibles de escuchar.

Gran parte de esto se puede apreciar en los aparatos electrónicos.

Cuando encendemos la computadora o una televisión podemos asustar a nuestro gato con los pequeños sonidos de alta frecuencia que estos pueden emitir. Fíjate en qué hace tu gato la próxima vez. 

Una recomendación para asustarlos menos a menudo es obviamente bajar el volumen de nuestros aparatos. Tampoco le gustaría a otro ser humano oír nuestras películas a todo volumen si intenta dormir.

Respetemos entonces el sueño de todos los integrantes de la familia.

3. Sonidos fuertes y repentinos

Es muy evidente que un ruido fuerte le molestaría a cualquiera. Tal y como hablábamos anteriormente de alguien que intenta hacer la siesta. 

Sin embargo, los gatos tienen la particularidad de que se asustan especialmente más cuando el ruido aparece de forma repentinam sin que lo puedan oír venir. Para entenderlo mejor, veamos una situación que influye en el porqué se asustan tanto… por ejemplo, ante el sonido de un timbre: 

En vez de empezar siendo un ruido bajo, que pueden detectar desde lejos, a tiempo para salir huyendo… de alguna forma lo que genera el ruido ha conseguido pasar desapercibido y se puede plantar enfrente de ellos haciendo un gran estruendo. 

El propio instinto de supervivencia activa su sistema simpático y los hace correr como locos buscando una salida. 

Pero atención: estos sonidos bruscos también los podemos realizar nosotros. Y de hecho lo hacemos pensando que son lo mejor para él: cuando queremos educar a un gato nos pensamos que se puede hacer siendo bruscos y toscos con él.

Damos palmadas o lo asustamos con un “no” rotundo cuando hace algo que no nos gusta y esperamos de lo deje de hacer para siempre. 

Lo único que conseguimos es asustar al gato. Tal vez deje de hacer la conducta pero le estaremos haciendo pasar un mal rato cuando en realidad lo más lógico sería evitar el estrés en el gato y educarlo de una forma positiva. 

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar