Noticias :

Publicidad

Cómo alimentar a un gato bebé: consejos esenciales

alimentar gato bebe advice

Biberón a un gato bebé

© LibreShot

El correcto funcionamiento del sistema inmune de un gato recién nacido depende en gran medida de cuánto lo cuidemos. A fin de evitarle futuros problemas en su desarrollo y para que se acostumbre a horarios de comida debemos aplicar los siguientes consejos.

Por Vanessa Parapar

Publicado el 31/03/20 10:30

¿Comen los gatos bebés lo mismo que los adultos?

Checa qué alimentos pueden comer los gatos recién nacidos y haz que crezcan fuertes y con energía. Cuando adoptes a un gatito o tu gata se convierta en mamá debes tener varias cosas en cuenta porque un gato recién nacido (menos de 2 meses de vida) necesita muchos más cuidados que un felino adulto sobre todo relacionados con su alimentación.

Recuerda que un gato bebé no puede comer todo lo que desee ni todos los alimentos que tú quieras darle ya que un menú cargado de vitaminas y minerales será la clave para que crezca sano y vigoroso.

''Los gatos son propensos a contraer enfermedades relacionadas con su sistema inmune debido sobre todo a una mala alimentación desde chico. Este es el momento de su vida en el cual sus dueños tienen que darles de comer los alimentos adecuados a sus edad. ¡Eso es lo más importante!'', subraya el veterinario Antón Muñiz.

¿Cómo alimentar al gato según su edad?

''Es necesario saber la edad de tu felino porque de ella depende la forma de alimentarlo'', nos asegura un veterinario

1. Gatos bebés (o recién nacidos)

Son los que tienen días o menos de 6 semanas. Estos mininos están totalmente indefensos ante la vida -sobre todo si no tienen a la madre al lado-. Normalmente, estos gatitos se alimentan con leche materna. En el caso de que su mamá no esté; sus dueños deben darle leche de bebé en biberón. No pueden tomar alimentos sólidos.

2. Gato niño

Estos mininos tienen más de 2 meses pero no superan los 4 meses. A los gatos de esta edad les empiezan a salir los dientes y pueden ingerir sus primeros alimentos sólidos. Eso sí, en pequeñas cantidades. Aunque siguen tomando leche.

3. Adolescente

Están en plena edad de la punzada (más de 4 meses). Al igual que les ocurre a los humanos, estos gatos empiezan a pensar en el sexo. ¡Ay, ya crecieron! Ahora es el momento preciso para quitarles la leche e introducirlos poco a poco en sus menús gatunos habituales: croquetas y comida húmeda.

En esta etapa debes tener cuidado para que no se vuelva obeso porque notarás que su apetito es voraz.

¿Qué comida darle a un gato bebé?

Después de haberte marcado las reglas generales para alimentar a tu gato, en Wamiz queremos centrarnos en los mininos bebés para que sepas exactamente cuál es la dieta ideal para tu gato recién nacido.

1. Puedes darle leche

Los felinos que no hayan cumplido los dos meses de vida solamente pueden alimentarse a base de leche. Así lo estipula el ciclo de la vida y los consejos del veterinario que habló con nosotros. Lo normal es que un gato bebé esté al lado de su madre y que ella sea la encargada de alimentarlo.

Sin embargo, muchas veces no es así porque los gatitos están abandonados quedando en manos de las personas que los adoptan toda la responsabilidad de su alimentación.

Cuando cuidamos a un gato tan chiquito es muy importante darle leche de bebé (de venta en las  veterinarias) con una jeringa sin aguja o una mamila dependiendo de los días que tenga el gato. La dosis ideal es 3 centímetros cúbicos de leche cada tres horas.

A partir del quinto día, debes alimentar a tu gato cada 4 ó 6 horas dependiendo de su peso y talla. ''No todos los gatos son iguales. Cada dueño debe conocer al suyo y alimentarlos -siempre con leche- según sus necesidades'', subraya el veterinario consultado por Wamiz.

2. Ocho tomas diarias

Un gato bebé toma, según los expertos, alrededor de 8 tomas de biberón al día. Esta cantidad debe tenerse en cuenta para que tu felino crezca sano, fuerte y no pase hambre.

3. Horarios fijos

Tu pequeño michi necesita los mismos cuidados que un bebé. Por ello, sus pausas alimenticias son súper importantes con respecto a los alimentos y a las horas de toma. Fija unos horarios para darle de comer a tu mascota.

De tal manera, él estará conectado contigo como si fueras su mamá y no caerá en la tentación de llevarse a la boca otras cosas que no le harán ningún bien.

4. Espacio para darle de comer

Cuando vayas a darle el biberón hazlo siempre en el mismo lugar. De esta manera y en relación con el punto anterior; tu gatito sabrá cuándo, dónde y de qué manera su mamá o papá le dará su comida.

5. Alimentos sólidos

Siguiendo los consejos del doctor, cuando tu gato bebé haya cumplido su primer mes de vida podrás comenzar a incluir alimentos sólidos poco a poco en su dieta y siempre mezclados con la leche. Las cantidades de croquetas para bebés o comida húmeda (lata) tienen que ser minúsculas para que no le causen daño alguno al minino.

6. Agua

Los gatos bebés se alimentan solamente de leche durante las primeras cuatro de semanas. Pasado este tiempo y de manera progresiva se puede incluir un poquito de agua a su dieta para que vaya acostumbrándose a ella y esté hidratado.

7. Alimentos de calidad

Quizás nos pasamos un poco con este tema pero es muy importante darle comida buena a nuestro gato porque las croquetas y la comida de lata de mala calidad le provocarán problemas a nuestras mascotas a largo plazo. ¡No te la juegues!

8. No le des las sobras

Este consejo es válido tanto para gatos bebés como para adultos. Los humanos estamos muy malacostumbrados a darle las sobras de nuestras comidas a las mascotas y... ¡esto es lo peor que podemos hacer porque les daña su organismo y les causa enfermedades! Jamás lo hagas y mucho menos si tu gato es un bebé.

9. Pon atención a su raza y características

Cuando tu gato cumpla dos meses es hora de ir quitándole la leche poco a poco y ayudarlo a amar sus croquetas y la comida húmeda (lata). Por regla general este proceso no es agradable para él porque los gatos adoran la leche. Ten mucha paciencia y cómprale alimentos adecuados a su raza, su peso y su talla.

10. Dale libertad

¡Sí, ellos también crecen en un abrir y cerrar de ojos! No te cierres a sólo darle con mamila. Pasadas las ocho semanas ha llegado la hora de ponerle su tazón de agua y leche para que tu michi vaya por ella cuando quiera.