Publicidad

Los mejores consejos para viajar con tu gato en bicicleta

gato bicicleta advice

Un gatito viajando en bicicleta.

© Shutterstock

Sabemos que te encanta ir con tu gato a todos los lados y por eso queremos darte los mejores consejos para que te acompañe en tus viajes en bicicleta por la ciudad. No se trata de una tarea sencilla, pero con un poco de dedicación se puede lograr. Eso sí, tenemos que tener precaución para que ni tú ni tu gato sufráis. 

Por Roberto Herrero

Publicado el 27/02/20 13:30

Si estás acostumbrado a moverte en bicicleta por la ciudad, seguro que en más de una ocasión se te ha ocurrido llevar a tu gato de viaje contigo.

Puede ser una actividad muy divertida que contribuya a afianzar los lazos existentes entre ustedes, pero lo cierto es que hay que tener en cuenta varias consideraciones, ya que, aunque tu intención sea la mejor, es posible que se convierta en un insoportable dolor de cabeza.

Por este motivo desde Wamiz queremos ofrecerte los mejores consejos para que lo hagas de la mejor manera posible y sin escatimar en su seguridad, ni en la tuya.

Te lo contamos todo a continuación bajo estas líneas para que no tengas problema si tu intención es transportar a tu gato y has decidido hacerlo en bici.

Enséñale a tu gato a andar en bicicleta desde pequeñito

Como te comentamos siempre que te damos pautas para que tu animal adopte un nuevo hábito, lo mejor es que comiences cuanto antes.

Cuando aún es un cachorro se encuentra en una fase de máxima recepción, en la que absorbe perfectamente nuevas rutinas y hábitos. Por eso, lo mejor es que le saques habitualmente al exterior para que se acostumbre a todos los ruidos y olores de la calle.

De esta manera lo normalizará todo y será mucho más cómodo para los dos el momento de subirse por fin a la bicicleta.

Recomendaciones: antes de subirlo a la bici...

No te recomendamos que lo subas directamente a la bicicleta, sino que antes de eso debes salir con él a pasear. Si no le gusta hacerlo con correa y tú notas que no se siente seguro, puedes meterlo en su transportadora.

Lo ideal, como te hemos comentado en el párrafo anterior, es que el minino lo normalice todo. Si es cachorro y haces esto durante un par de semanas, será tiempo más que suficiente para que lo consiga.

En el caso de que se trate de un animal adulto, el proceso es el mismo, solo que los plazos es muy probable que se incrementen de manera considerable.

Un gatito disfruta del paseo en bicicleta ©Shutterstock

La bici debe ser un objeto familiar para él

Si acostumbras a guardar la bici en tu casa, no habrá ningún problema, pues el animal ya conocerá perfectamente su aspecto y su olor, por lo que no será un objeto extraño para él.

Sin embargo, si normalmente guardas la bici en un garage o en un patio, lo mejor será que las semanas previas metas la bici en tu casa para que el gato vaya conociéndola.

Intenta que se acerque a ella ofreciéndole juegos en ese entorno o también puedes ponerla cerca de su lugar de comida. Ahí sabemos que el minino terminará acercándose tarde o temprano.

 Viajar con tu gato en bicicleta: ¡siempre con transportadora!

Existe gran variedad de transportadoras para perros pequeños o gatos en el mercado. En este sentido, conviene que conozcas la personalidad que se adapta mejor a tu animal para elegir el más adecuado para él.

Transportadora protegida

Los gatos son los animales más impredecibles, por lo que no es seguro llevarlos sin protección. Puedes optar por transportadoras para la parte trasera, para la parte delantera o también los hay para colgar en los laterales.

Por último, también está la opción de incorporar un carrito a tu bicicleta que puedar ir jalando. Sin duda, esta es la opción más segura, pero también la más cara. El precio ronda los 3,000 pesos, mientras que las otras opciones puedes encontrarlas por precios que van de los 500 a los 1,000.

La elección es tuya, pero antes de tomarla valora cómo es tu gato, en qué estado se encuentra su relación y qué es lo más seguro para ambos. ?‍♀?