Publicidad

Gato anciano: Síntomas y cuidados especiales en la vejez

gato anciano

Un gatito en la tercera edad

© Shutterstock

Consulta nuestra guía de cuidados especiales para gatos ancianos así como las etapas y todos los síntomas por los que pasa un gato geriátrico.

Por Paula Rodríguez

Actualizado el 08/02/21 8:17

¿A qué edad se considera un gato anciano?

Se considera un gato en la tercera edad a partir de los 7 años, aunque los signos de vejez no suelen observarse hasta los 10 años. 

Muchos factores influyen en la longevidad del animal, como la raza, el estilo de vida, alimentación, control de medicina preventiva, presencia de patologías, etc.

Un gato senior -también conocido como geriátrico- se encuentra dentro de un grupo de riesgo en la población felina al contar con un sistema inmunitario más debilitado, y por lo tanto, de ser más susceptible de padecer ciertas enfermedades.

Debemos adaptarnos a sus nuevas necesidades y prestar atención a los posibles síntomas que manifieste.

Síntomas en gatos ancianos

Podemos conocer que nuestro gato alcanza la etapa de gato anciano o senior porque, alrededor de los 10 años (también puede ser antes o después de esta edad) aparecen estas señales:

  1. Disminuye su nivel de actividad. 
  2. Incrementa sus horas de sueño.
  3. El gato está más irritable.
  4. Muy sensible a los cambios. 
  5. Alto nivel de estrés. Descubre aquí cómo tranquilizar a un gato estresado.
  6. Predisposición a contraer ciertas enfermedades

También podemos notar que es más sensible a los cambios y se estresa fácilmente, por ejemplo, ante la entrada de un nuevo miembro en la familia o con la redistribución de los muebles de la casa. 

Gato anciano: enfermedades

Además, como mencionamos en la lista anterior, la etapa senior / vejez en gatos suele predisponer a ciertas enfermedades.

Gato anciano blanco y negro enfermo. © Shutterstock

Listado de enfermedades comunes en gatos anciano

  1. Enfermedades renales y de vías urinarias (por ejemplo, cistitis).
  2. Enfermedad periodontal.
  3. Diabetes.
  4. Hipertiroidismo.
  5. Tumores.
  6. Demencia o alzheimer.

Los gatos presumen de ser animales que suelen ocultar los signos de enfermedad, es decir, o no manifiestan síntomas o estos son muy leves, y cuando queremos darnos cuenta, nos encontramos con la enfermedad en un estado muy avanzado.

Por esta razón, queremos resaltar la importancia de realizar visitas periódicas al veterinario, para llevar un control de su estado de salud también en esta etapa. 

Signos de enfermedad en un gato anciano

¿Cómo reconocer que un gato geriátrico está enfermo?

Para que puedas reconocer los cambios que sufre un gato anciano cuando no goza de buena salud, presta atención a la siguiente lista con los síntomas más frecuentes: 

  • Pérdida de apetito. Con la edad, los gatos pueden adoptar un apetito caprichoso, o la dieta ofrecida no es la adecuada. También puede indicarnos un malestar general, por lo que rechaza comer

  • Pérdida de peso. Debemos prestar mucha atención a este signo para valorar si se corresponde con una dieta deficiente o si se asocia a un problema de salud mayor. 

  • No quiere tomar agua. Es muy importante mantener un buen estado de hidratación por lo que, si nuestro gato anciano rechaza beber, ofrécele comida húmeda y favorece el enriquecimiento ambiental. 

  • Pérdida de dientes. Suele aparecer con enfermedades en la cavidad oral que producen mucho dolor y, por ello, reducen el apetito en el animal. También puede estar asociado a enfermedades sistémicas graves como insuficiencia renal

  • Comportamiento alterado. Un gato geriátrico puede volverse más irritable, puede estresarse con facilidad, puede cursar con pérdida de visión y audición y/o mostrar demencia (conocida como Síndrome de Disfunción Cognitiva). También puede mostrar agresividad a causa del dolor que provocan ciertas enfermedades (artritis, artrosis, hipertiroidismo, etc.)

Un gato geriátrico necesita mucho más cuidados que un gato joven o adulto. © Shutterstock

Cuidados especiales de un gato viejo (geriátrico)

Conociendo los cambios que va a experimentar un gato geriátrico y viendo el incremento de la sensibilidad a padecer ciertas patologías, es indudable la necesidad de ofrecer unos cuidados especiales a nuestro querido abuelito.

Entre las nuevas medidas a adoptar nos encontramos:

1. Alimentación

Debemos adaptar la dieta a su etapa senior y para ello, existen multitud de alimentos indicados para esta nueva condición. 

La dieta debe contener: 

  • Proteínas de calidad (aunque en cantidad moderada).

  • Bajo aporte calórico. 

  • Bajo contenido en fósforo para prevenir la formación de cálculos renales y rica en calcio, para prevenir el desgaste óseo (sobre todo en hembras). 

  • Alimentos ricos en vitaminas que sean antioxidantes. 

  • Gran aporte de fibra óptimo para prevenir el estreñimiento. 

No obstante, si nuestro gato padece alguna condición médica como insuficiencia renal, diabetes, hipertiroidismo, obesidad, etc. debemos ajustar la dieta a esta condición, además de tener en cuenta la edad. 

2. Bebida

Es frecuente que el gato anciano tome muy poca cantidad de agua, por lo que debemos estimularlo ya que la deshidratación puede ser la peor enemiga para un gato.

Si tu gato anciano no quiere tomar agua, introduce en su dieta comida húmeda (en lata o sobre) para dar un aporte extra de hidratación. También ofrécele agua limpia y fresca durante todo el día.

Por otro lado, el enriquecimiento ambiental es vital para un gato anciano, una buena idea dentro de este ámbito es colocar agua en formato fuente. Suele funcionar muy bien ya que, ver agua correr, los estimula a beber.

Si de vez en cuando descubres a tu gato tomando agua del inodoro, quizás te esté mandando señales de que quiere beber de una fuente en movimiento. 

3. Enriquecimiento ambiental

Aunque ya lo hemos mencionado brevemente, para un gato geriátrico es fundamental el enriquecimiento ambiental.

Debemos evitar que sufra estrés, ya que puede poner en riesgo su salud, para ello podemos adoptar ciertas medidas:

  • Proporcionar áreas de descanso cómodas y en lugares que tu gato considera como espacios seguros.

  • Comida de calidad y agua fresca y limpia. Recomendamos cambiar los bebederos a formatos de agua en movimiento (fuente, chorro).

  • Ofrecer espacios a distintas alturas, con un acceso fácil. Suele gustarles tener un rincón cerca de una ventana.

  • Colocar distintos areneros en diferentes rincones de la casa. Estos deben ser de fácil acceso, así como extremar su higiene para que nuestro gato siempre se encuentre cómodo a la hora de realizar sus necesidades. 

  • Ofrecer catnip o feromonas para relajar el ambiente.

  • Evitar fuentes de estrés como cambios en su entorno o introducción de nuevos miembros en la familia, de forma drástica.

  • Ofrecer juguetes interactivos y entretenimiento. Agradecerán que pasemos tiempo con ellos llenándolos de mimos. 

4. Control médico

Por último, pero no menos importante, un control veterinario de forma periódica es fundamental para asegurar el buen estado de salud de nuestro gato geriátrico.

Debemos realizar chequeos médicos frecuentes, que incluyan examen físico y analíticas sanguíneas. También comprobar el estado de salud de las vías urinarias con análisis de orina y otras pruebas complementarias.

Además, un veterinario sabrá aconsejarte sobre cualquier problema que se presente, proporcionándote las herramientas necesarias para hacerle frente.