Publicidad

¿Los gatos pueden comer sardinas o es peligroso?

gato sardinas

Se dice que a los gatos les encantan las sardinas, ¿pero es buena idea que las coman?

© Shutterstock / Anneka

Nosotros te decimos si es buena idea darle a tu gatito de este famoso pescado o si le puede hacer algún tipo de daño.

Por Santiago Flores

Publicado el

 

Una de las escenas más comunes en películas y series animadas es la de un felino volviéndose loco por comer un rico pescado.

Por eso, no es de extrañarse que más de una persona se haya preguntado si el amor de los felinos por este alimento es real o es solo una invención de las caricaturas.

Además, los mininos animados no se apasionan por cualquier tipo de pescado, sino que existen dos que los enloquecen más que nada: el atún y las sardinas.

Si alguna vez quisiste comprobar si esta afición por las sardinas es real y si es sano darle de este pescado a tu gato, nosotros te decimos la respuesta. 

¿Los gatos pueden comer sardinas?

La sardina es un pescado rico en grasas, omega-3 y una alta diversidad de minerales como el calcio, el potasio, el zinc, el hierro, el magnesio, el hierro y el fósforo.

Se suele utilizar para atraer a gatitos ferales en campañas de esterilización o reubicación, ya que su fuerte olor y la alta cantidad de calorías que implica su ingesta vuelven a este alimento irresistible para los michis callejeros.

Por lo que, como ya te habrás imaginado, el cliché de las caricaturas no es falso y a los gatos sí les encanta el pescado

Ahora, volviendo a la pregunta si le podemos dar sardinas o no nuestro gato, la respuesta es un rotundo sí.

Sí le puedes dar de comer sardina a tu gato, pero siempre con algunas consideraciones. 

Primero que nada hay que recordar que , aunque la sardina es, en efecto, una fuente de múltiples nutrientes que son buenos para los felinos, esta no puede ser el único o el elemento principal de su dieta.

Se puede utilizar como un premio o como un estimulante del apetito para michis que por alguna razón no tienen ganas de comer, pero solamente se les debe dar de vez en cuando.

Máximo unas dos o tres veces por semana y nunca como sustituto de croquetas de buena calidad para gatos, las cuales están especialmente balanceadas para que los felinos reciban todos los nutrientes que necesitan. 

A tu gato le encantarán, pero solo como complemento a su dieta. © Pixabay

¿Los gatos pueden comer sardina enlatada?

Las sardinas son esos pescados que la gente suele comer más comúnmente en presentación enlatada que compradas frescas para luego cocinarlas.

Por eso, lo más probable es que tengas la duda de si tu gato puede comer sardinas enlatadas, ya que son las de más fácil acceso.

La respuesta es que sí, aunque siempre en pequeñas cantidades.

Las sardinas suelen enlatarse en aceita de girasol o de oliva, estos no le hacen daño a un gato en pequeñas dosis, pero si los consume en exceso pueden producirles diarrea o causarles sobrepeso.

Otra forma común de enlatado de la sardina es en salsa de tomate.

Esta tampoco le causará ningún daño en particular, aunque no tampoco le aportará nutrientes, por lo que tampoco es recomendable que nuestro gato la consuma con demasiada frecuencia.

Una sardina de vez en cuando puede ser un excelente premio. © Pixabay

¿Los gatos pueden comer sardinas crudas?

Con las sardinas crudas ocurre lo mismo que con prácticamente cualquier otro tipo de pescado:

Lo más probable a que a un gato le gusten y que le aporten varios nutrientes, pero siempre existe el peligro de que contengan peligrosas bacterias capaces de intoxicarlos

Además, el pescado crudo causa la descomposición de la tiamina, lo que puede llevar a una deficiencia de vitamina B que se traduce en serios problemas para los gatos como afecciones neurológicas. 

¿Los gatos pueden comer pescado?

Además de las sardinas, los gatos sí pueden comer pescados como el atún y el salmón, ya que contienen Omega-3, vitaminas y otros nutrientes que les hacen mucho bien.

Sin embargo, tal y como mencionamos arriba, el pescado debe estar cocinado o de lo contrario podría enfermar a tu michi.

También es necesario quitarle todos los huesos o “las espinas” ya que estas pueden llegar a ser fatales si nuestro gato se asfixia con ellas.

Ahora ya lo sabes, tu gato sí puede comer sardinas, lo más probable que le encanten y que funcionen como un excelente premio, pero solo de forma ocasional, nunca como el alimento principal de su dieta.

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar